Más artículos
Apple y Google refuerzan la privacidad de su proyecto para rastrear contagios de coronavirus con el teléfono móvil

Apple y Google refuerzan la privacidad de su proyecto para rastrear contagios de coronavirus con el teléfono móvil

Apple y Google refuerzan la privacidad de su proyecto para rastrear contagios de coronavirus con el teléfono móvil
Se utiliza tecnología de Bluetooth, que no identifica personas, sino móviles en las cercanías de otros móviles. La interoperabilidad es una de las claves
Por iProfesional
27.04.2020 08.21hs Tecnología

Google y Apple anunciaron un refuerzo de las medidas de privacidad del proyecto que difundieron hace dos semanas para que las autoridades sanitarias dispongan de una aplicación que funcione en los iPhone como los equipos con Android y que permita notificar la posibilidad de que una persona hay estado en contacto con un contagiado por el coronavirus en los últimos 14 días.

Para ello, se utiliza tecnología de Bluetooth, que no identifica personas, sino móviles en las cercanías de otros móviles. La interoperabilidad entre ambos sistemas es una de las claves.

El proyecto, en dos fases, consiste en publicar en los próximos días una API (interfaz de programación de aplicaciones), para que sólo las autoridades sanitarias de cada país puedan desarrollar una aplicación para móviles con iOS o Android por la que, si un contagiado introduce de manera voluntaria la notificación de que está infectado por el virus, la aplicación avise a las personas que estuvieron a su alcance en las últimas dos semanas.

El sistema funciona mediante una identificación aleatoria que el sistema asigna a cada teléfono y que se guarda en el dispositivo, no se envía a ningún servidor externo. El Bluetooth de baja energía interrelaciona las claves de dos móviles que hayan estado en una proximidad de unos dos metros en un tiempo de unos 30 minutos. Las personas o los números de teléfono no están nunca identificados. La interoperabilidad entre ambos sistemas, iOS y Android, es una de las claves.

Para la segunda fase, Apple y Google integrarán este programa en los sistemas operativos de los móviles mediante una actualización, aunque no funcionará a no ser que los usuarios decidan activarlo voluntariamente.

Las compañías remarcan que es la autoridad sanitaria la única que se pone en contacto con el usuario que estuvo en contacto con el contagiado y le da las instrucciones a seguir

En ningún caso el sistema utilizará datos de los sitios por los que pasa el móvil porque las empresas tecnológicas consideran que la geolocalización sería muy imprecisa en la determinación de las distancias.

Apple y Google han anunciado que, para ofrecer una protección de la privacidad aún más sólida han aplicado una serie de cambios al proyecto. Entre estos, las claves se generarán de forma aleatoria y no procederán de una clave de seguimiento temporal para evitar que alguien pueda adivinar cómo se crean y utilizar esa información para intentar rastrear a las personas.

Además se han encriptado los metadatos asociados con el Bluetooth para evitar que pueda identificarse la potencia de transmisión con un determinado modelo de teléfono en particular y sea más fácil identificar a su propietario. El tiempo de exposición se registrará en intervalos de cinco minutos, y quedará limitado el tiempo máximo de exposición informado a 30 minutos.

Temas relacionados