El duro análisis de Cachanosky: "La duda era cómo llegaban a noviembre, ahora es cómo llegan a 2023"

El duro análisis de Cachanosky: "La duda era cómo llegaban a noviembre, ahora es cómo llegan a 2023"
El economista analizó el impacto económico de la fractura en el Gobierno debido al enfrentamiento entre el presidente Alberto Fernández y Cristina Kirchner
Por iProfesional
17.09.2021 13.24hs Política

El economista Roberto Cachanosky, crítico consistente de la gestión del ministro Martín Guzmán y el presidente Alberto Fernández, analizó las perspectivas económicas ante la crisis institucional derivada de la fractura del Gobierno por el enfrentamiento abierto entre Cristina Fernández y el jefe de Estado.

"El kirchnerismo está poniendo al país al borde de un abismo por sus internas. La pregunta antes era cómo llegaban económicamente de acá a (las elecciones de) noviembre. Ahora la pregunta es cómo hacen para gobernar dos años más", expresó. Y disparó: "Dudo que puedan acordar tan fácilmente con el FMI".  

En ese sentido, destacó que "la situación económica es extremadamente delicada: atraso en las tarifas de los servicios públicos; la inflación núcleo fue del 3,1%, es decir, no están frenando la inflación; el gasto público se les disparó en los últimos tres meses; y la emisión monetaria se les está disparando para financiar las PASO y van a seguir emitiendo para llegar a noviembre".

Lapidario, aseguró: "Estos quieren hacer populismo sin plata: eso no lo podés hacer y más con una emisión monetaria que la gente no quiere. Después de noviembre esto va a ser un candombe fenomenal si es que realmente logran llegar más o menos ordenadamente. Creo que la paliza que van a recibir en noviembre va a ser peor", en alusión al resultado de las PASO.

Sobre una eventual salida de Martín Guzmán de la cartera de Hacienda, Cachanosky planteó: "¿A quién vas a conseguir serio, con trayectoria y prestigio que se siente en el Ministerio de Economía para que desde el Instituto Patria te digan ‘sí, te apruebo' o ‘no te apruebo'. Guzmán está totalmente desdibujado".

Reordenamiento

El presidente Alberto Fernández habló sobre la tensión política dentro del Gobierno y anticipó que tiene "bastante avanzado" la renovación del gabinete, luego de que varios ministros y funcionarios vinculados a Cristina Kirchner pusieran sus renuncias a disposición. Voy a ordenar el gabinete y terminar con esta discusión", sentenció.

Los dichos del jefe de Estado fueron publicados por el portal El Destape.

Según la información, los cambios tendrán "una fuerte impronta peronista" y se prevé que no habrá incorporaciones del riñón cristinista.

Según la información, los cambios tendrán "una fuerte impronta peronista" y se prevé que no habrá incorporaciones del riñón cristinista. Pero también que el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro mantenga su lugar.

Entre quienes presentaron su renuncia al Presidente para que disponga de ellas hay ministros de primera línea y funcionarios de organismos clave. Entre ellos Martín Soria (Justicia), Fernanda Raverta (ANSES), y Luana Volnovich (PAMI). Será Alberto Fernández quien decidirá si siguen o no en sus cargos.

Qué sucedería si hay ruptura

Un quiebre entre Fernández y Cristina tendría impacto en el bloque oficialista tanto del Senado como de la Cámara de Diputados. Incluso si el Frente de Todos se mantuviera unificado en el parlamento para evitar un drama mayor, la tensión podría hacerse sentir entre los legisladores que responden a la vicepresidenta y los que no.

De hecho, ocurrió durante la gestión del ex presidente Mauricio Macri, donde el Partido Justicialista (PJ), entonces oposición, mantuvo la unidad en el Congreso hasta que se les hizo insostenible a todos y el kirchnerismo finalmente se abrió de los que respondían directamente a los gobernadores.

El escenario principal es el Senado, por ser la jurisdicción de Cristina Kirchner y el lugar desde donde le marcó la cancha varias veces a Fernández con acciones como el congelamiento del pliego de Daniel Rafecas como procurador, el proyecto para modificar la Ley de Ministerio Público Fiscal y la declaración que le pedía al Gobierno no usar los fondos frescos del FMI para pagar deuda externa, entre otras.

Entre los 41 votos que tiene hoy el bloque oficialista, la vicepresidenta cuenta con un significativo número de lealtades, pero también hay legisladores que responden al gobernador de su provincia. En este punto cobra importancia el apoyo que algunos mandatarios peronistas le manifestaron a Fernández en el marco de la pelea.

Dos de los senadores que más se destacan por su alineamiento con la presidenta de la Cámara alta son el neuquino Oscar Parrilli, ex secretario general de su pasada presidencia, y la mendocina Anabel Fernández Sagasti, cuadro de La Cámpora y una de las mujeres de mayor confianza de la ex mandataria.

Un quiebre entre Alberto y Cristina tendría impacto en el bloque oficialista tanto del Senado como de Diputados

Además, a partir de la renuncia de Jorge Taiana para asumir como ministro de Defensa, Cristina Kirchner sumó hace pocos meses otra legisladora de inquebrantable lealtad como es la bonaerense Juliana di Tullio, quien además tiene experiencia en la pelea parlamentaria por su paso como jefa del bloque de Diputados.

El porteño Mariano Recalde, quien tuvo un rol muy activo en el laboratorio de campaña del Frente de Todos, es otro de los referentes del kirchnerismo en el bloque, junto con el rionegrino Martín Doñate, la fueguina María Eugenia Duré, la chaqueña María Inés Pilatti Vergara y la puntana María Eugenia Catalfamo, entre otros.

Sin embargo, un elemento central de la trama parlamentaria es que este año hay elecciones legislativas y que las primarias, en las que el Frente de Todos sufrió una durísima derrota, dejaron un indicio sobre la futura conformación del Senado. Con los mismos resultados en los comicios de noviembre, el oficialismo quedaría con 35 bancas.

En esa reducción de la bancada se irían algunas de las otras figuras del kirchnerismo en la Cámara alta, como la santafesina María de los Ángeles Sacnun, y la correntina Ana Almirón.

Por otra parte, senadores como el misionero Maurice Closs, el sanjuanino José Uñac, el puntano Adolfo Rodríguez Saá, el entrerriano Edgardo Kueider, el correntino Carlos "Camau" Espínola y el riojano Ricardo Guerra son senadores con autonomía frente al kirchnerismo, algunos por ser "punto" de sus gobernadores y otros por simple cuestión de afinidad.

Tanto en el círculo "cristinista" del bloque como fuera de él hay, senadores que están buscando su reelección con la lista del Frente de Todos, como Fernández Sagasti o Espínola, por lo que la crisis entre el Presidente y su vice tiene, además, esa otra interrogante: cómo disputar una elección legislativa en nombre de un Gobierno dividido.

Entre los senadores que ingresarían por el Frente de Todos, hay también varios nombres más ligados a los gobernadores que a la vicepresidenta, como el santafesino Marcelo Lewandowski y los tucumanos Pablo Yedlin y Sandra Mendoza.

La cámara de diputados

El bloque del Frente de Todos, liderado por Máximo Kirchner, también se componen de diferentes sectores políticos aunque, en este caso, son más que en el Senado, porque el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, tiene a los suyos en su calidad de tercer socio de la coalición.

Además de Kirchner, que junto a Massa está tratando de hacer de mediador en el conflicto gubernamental según deslizan fuentes del bloque, la bancada del Frente de Todos cuenta con el santafesino Marcos Cleri y las bonaerenses Vanesa Siley y Cristina Álverez Rodríguez y la cordobesa Gabriela Estévez.

La tensión podría hacerse sentir entre los legisladores que responden a la vicepresidenta y los que no.

El también bonaerense Leopoldo Moreau, de origen radical, se movió en los últimos años como uno de los alfiles del kirchnerismo en el Congreso, al igual que el porteño Carlos Heller. Rodolfo Tailhade, Florencia Lampreabe y Daniela Vilar engrosan la lista. Además, se incorporaría Constanza Alonso, concejal de La Cámpora de Chivilcoy.

Sin embargo, al igual que en el Senado, el bloque se vería reducido si se repitiera en noviembre la caída del oficialismo en las PASO del 12 de septiembre. Pasaría de 120 a 117 diputados, incluido Massa, que no vota a menos que haya empate.

La renovación parlamentaria implicaría la salida de algunas figuras del kirchnerismo entre las que se destaca Fernanda Vallejos, quien fue noticia en medio de la aguda crisis que atraviesa el Gobierno por la filtración de varios mensajes de audio en los que llama "ocupa", "mequetrefe" e "inquilino" de la Casa Rosada al Presidente.

Sin embargo, La Cámpora pone pocos lugares en juego en esta elección dado que en 2019 varios de ellos migraron al Poder Ejecutivo nacional o provincial, como Eduardo "Wado" de Pedro, Andrés "Cuervo" Larroque y Luana Volnovich.

En este turno la organización kirchnerista pone en juego una sola banca, la de la santafesina Josefina González, aunque esperan sumar nuevas figuras como la santafesina Magalí Mastalar, la jujeña Leila Chaher y la rionegrina Ana Marks.