Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Cómo escalar posiciones en una empresa y no "morir" en el intento

Cómo escalar posiciones en una empresa y no "morir" en el intento
Expertos consultados por iProfesional.com explican qué factores influyen en el ascenso profesional. Por qué hay que prestarle atención a las "dos carreras"
25.11.2009 10.06hs Management

La paciencia de la araña. La cintura de un equilibrista. Estar en el lugar indicado en el momento justo. Paso a paso. Todo vale –e influye- al momento de hacer carrera en una empresa y llegar a ocupar el "codiciado" sillón de jefe.

Pero ¿cómo escalar posiciones en una compañí­a y no "morir" en el intento? ¿Hay un decálogo de pasos a seguir o sólo se trata de estar atento para ver y saber aprovechar cuando surgen las oportunidades?

En el contexto de negocios actual, la capacitación constante y la formación profesional son necesarias para el crecimiento corporativo. Sin embargo, ya no suficientes. Si de avanzar en una organización se trata, a estas herramientas hay que sumarles habilidades de liderazgo para establecer buenos ví­nculos, como así­ también una dosis justa de ambición, paciencia y cintura para soportar las crecientes presiones.

Además, toda actividad de capacitación o desarrollo que se inicie, debe brindar una mejora concreta y observable en los resultados, que permitan al profesional ser reconocido "para el ascenso".

"Muchas personas ponen su esfuerzo en realizar programas de formación con el fin de acumular conocimientos u obtener certificaciones y tí­tulos, lo cual sin dudas es importante, pero la clave de éxito radica en los resultados que con dichos conocimientos sean capaces de lograr", enfatiza Miguel Terlizzi, director de la consultora HuCap.

Según Cynthia Cuculianski, socia de Consultorí­a en Recursos Humanos de BDO Becher, existen dos carreras paralelas que todo ejecutivo debe tener en cuenta:

  • Por un lado la formación técnica, ya que para crecer hay que especializarse y conocer muy bien el negocio de la compañí­a.

  • Por otro, la carrera de gestión. Esta implica establecer buenos ví­nculos interpersonales, leer adecuadamente la cultura de la empresa y tener una mirada organizacional para entender las tramas internas, lo cual va a ir dando señales permanentes de cómo posicionarse y de cuándo es el momento de hacer planteos o una postulación a un puesto diferente.

"Los ejecutivos tienen que trabajar permanentemente para que su superior los postule a una posición más alta, como así­ también poner énfasis en la capacidad de trabajar en equipo y, cuando se les da la posibilidad de dirigir algún proyecto, mostrar la capacidad de liderazgo para llegar a buenos resultados", explica la experta en RRHH de BDO Becher en diálogo con iProfesional.com.

No obstante, Cuculianski aclara que todo profesional debe entender que el objetivo económico no es lo único que se evalúa en una empresa y que no se trata de llegar al mejor resultado a cualquier precio, sino que siempre se va a medir el "cómo" se está haciendo la gestión para llegar a la meta establecida.

El dilema de los selectores
"Cuando los selectores o evaluadores de personal nos encontramos, y ocurre muy a menudo, con personas que tuvieron mucha rotación laboral, una misma posición por mucho tiempo o manifiestan que dejaron trabajos por la imposibilidad de crecer tendemos a pensar si el candidato supo, o quiso, dar los pasos correspondientes para desarrollarse y obtener mejores condiciones en cuanto a responsabilidad, desafí­os y beneficios", expresa Gabriel Schwartz, director de Psicologí­a Laboral Consultores.

Así­, para evitar este tipo de incertidumbres que pueden incluso "atentar" contra futuras oportunidades laborales, Schwartz postula una serie de tips (ver infografí­a a continuación) que posibilitarán el avance profesional hacia una posición mejor.

Encontrar el camino
En la mayorí­a de los casos, los jóvenes profesionales –y también quienes no lo son tanto- tienen como objetivo crecer y desarrollarse en una empresa importante, que priorice a las personas y donde se trabaje con un excelente clima laboral.

A veces, eso es una utopí­a. Todas las compañí­as tienen como objetivo "ganar plata" y -a lo sumo- saben que eso se logra teniendo a los mejores recursos humanos en cada especialidad. Por eso, los cuidan e implementan acciones que hagan posible la retención.

Pero los ejecutivos no siempre saben encontrar la forma de ascender o ser promovido a una posición más importante.

En lí­nea con lo expresado por Cuculianski, Gloria Cassano, directora de la consultora de Recursos Humanos homónima, señala algunos aspectos -muy vinculados a los programas de coaching- a tener en cuenta para crecer en el marco de una compañí­a:

  • Conocer los perfiles de los diferentes puestos de la empresa. Qué responsabilidades tienen y qué actividades se realizan. "Al profesional, le costará mucho crecer si no sabe adónde quiere trabajar", destaca la especialista.

  • Analizar cuáles son los conocimientos y habilidades propias para poder ocupar un determinado puesto. Para esto, el ejecutivo deberá reflexionar sobre su propio perfil y conocer cuáles son sus fortalezas que darí­an un valor agregado al área de que se trate.

    En opinión de Cassano, "este punto lleva tiempo y esfuerzo dado que no es fácil ser crí­tico con uno mismo y darse cuenta de cuáles son sus debilidades."

  • Observar y analizar la persona que serí­a su jefe si llegara allí­. "¿Le gustarí­a trabajar bajo su conducción? ¿Tiene o puede lograr establecer empatí­a y un diálogo positivo con él? ¿Es un jefe que promueve el estilo de trabajo que usted quiere?", propone autopreguntarse la especialista en RRHH.

  • El cuarto tema es accionar para lograrlo. Es necesario colaborar con todas las áreas. Ser un referente para los temas que se relacionan con el puesto que desea ocupar. "Estudie, investigue, proponga, haga todo aquello que facilitará que lo conozcan", recomienda Cassano.


  • Tratar de relacionarse con el potencial jefe, ya sea en el ascensor o en una reunión social o laboral. Según la experta en RRHH, "esa persona debe conocerlo, lo que a su vez lo ayudará a usted a saber si le gustarí­a ser su colaborador."

  • Decirle al actual jefe cuál es el objetivo personal que posee para el mediano plazo, en el momento y lugar adecuado.


  • Desarrollar la capacidad de comunicación. Ser sociable y estar dispuesto a actividades ajenas al ámbito del trabajo. "Si no lo conocen, no le harán ninguna propuesta", remata, a modo de advertencia, Cassano.

El dominio personal
Claro que cada posición, empresa o proyecto requiere competencias especí­ficas que las personas deben poseer para ser exitosas y lograr los resultados deseados.

No obstante, poseer conocimientos, habilidades y actitudes que demuestren claramente el control y dominio de las emociones – tal como lo indica la conocida Inteligencia Emocional o Dominio Personal- toma una relevancia preponderante por los actuales tiempos de convulsiones, crisis y violencia que se viven.

En este sentido, Terlizzi señala que "la capacidad de poseer dominio personal combinado con un buen manejo de relaciones interpersonales, capacidad de negociar por intereses y no por posiciones, y fomentando ´la cultura del nosotros´ como resultado concreto de la capacidad de trabajar en equipo, son competencias esenciales que servirán al camino de lograr nuevas aspiraciones profesionales."

Saber "venderse"
En el mundo corporativo actual, además de las buenas relaciones interpersonales, "saber venderse" implica para el ejecutivo demostrar -y no prometer- cuales son los beneficios para la empresa o proyecto de ser el elegido en determinados ascensos.

Al respecto, el director de HuCap enfatiza que "la imagen personal que uno sepa, pueda y quiera transmitir sumará sin duda "puntaje" a la hora de ser considerado para futuras promociones." Y cuenta que a menudo observa profesionales muy exitosos, con conocimientos y habilidades extraordinarias pero con estilos o "actitudes" que no encuadran con el contexto de negocio.

Terlizzi hace hincapié en el lenguaje utilizado, el tipo de vestimenta y los protocolos sociales, a los cuales no suele prestársele tanta atención. En este punto, recomienda a los ejecutivos poner a revisión -y no sólo con sus jefes o los más amigos- la "imagen que transmiten hacia el entorno de negocio."

Es que todo aquel profesional que causa un buen impacto personal tiene más alternativas de generar "plus" y para eso es importante estar alineado con la vestimenta, cortesí­a, empatí­a, buen humor, galanterí­a y buena educación y modales como aspectos que completan el "menú".

Pero ¿quién llegará más alto?
A su vez, quien quiera escalar puestos y llegar a convertirse en jefe, no debe pasar por alto la cultura de la compañí­a en la que se desempeña. De hecho, no son pocas las empresas en las que la promoción hacia un mejor puesto tiene una relación directa con la adaptación organizativa que el ejecutivo logre.

Al respecto, desde BDO Becher Cuculianski destaca que, a veces, quien mejor se adapta a la cultura es el que más alto llega y probablemente se valore que ese profesional, una vez ascendido, no cambie el modelo de relacionamiento.

Y añade: "Quien se convierta en jefe por supuesto que tendrá tomar decisiones, dar directivas, delegar tareas, hacerse cargo de más responsabilidades y evaluar a su gente. Pero la personalidad es la que lo hizo llegar hasta ahí­ y se espera que no cambie."

Las presiones también entran en el combo
Claro que no todo es color de rosas. Las presiones son un capí­tulo aparte. Es que, los empleados esperan muchí­simo la posibilidad de tener un puesto superior pero a veces no dimensionan todo lo que viene en el "combo".

Así­, un ascenso no sólo es una mejor remuneración, una tarjeta que dice una posición superior, un escalafón más alto en la empresa sino que también tiene que ver con mayores responsabilidades que muchas veces hacen que el ejecutivo tenga que dedicarle mayor tiempo a la empresa, viajar con más frecuencia, hacer reportes al exterior o trabajar horas adicionales y hasta los fines de semana.

"Hay otra cara de las posiciones más altas que tiene que ver con responsabilidades que no tienen horario y con presiones que son mucho mayores", advierte Cuculianski.

Y Cassano, a modo de consejo, concluye: "Si no puede crecer dentro de la empresa a pesar de ser un profesional dinámico, inteligente y orientado a los resultados, busque otro trabajo."


Cecilia Novoa
© iProfesional.com

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Management en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Management
Te puede interesar