Un nuevo jugador se mete de lleno en la pelea por el talento y recluta cada vez más profesionales

Un nuevo jugador se mete de lleno en la pelea por el talento y recluta cada vez más profesionales
Los Centros de Servicios Compartidos están en un momento de plena expansión. La Argentina ya se consolidó como el país favorito de habla hispana de la región para las multinacionales, que desde aquí centralizan las tareas operativas de todas sus filiales. ¿Qué perfiles buscan y para qué áreas?
Por Cecilia Novoa
11.08.2011 10.02hs Management

Los Centros de Servicios Compartidos (SSC por Shared Services Centers) atraviesan un momento de plena expansión en la Argentina y los expertos en este modelo de negocios anticipan nuevas aperturas en el corto plazo.

En la actualidad, según un relevamiento realizado recientemente por los consultores de la firma Page Personnel, el 54% de 80 multinacionales se encuentra implementando un centro en el país.

En dichas unidades, que proveen soporte de back office eliminando procesos y sistemas redundantes, las compañías centralizan las tareas operativas de todos los países en los que están presentes.

Por lo general, las funciones atañen a las áreas financieras de una corporación, involucrando tanto al departamento contable como a los sectores de Reporting, Cuentas a cobrar, Cuentas a pagar e Impuestos.

A su vez, en estos centros especializados ubicados a miles de kilómetros de los headquarters (casas matrices), muchas veces se anexan Compras y Customer Service, Recursos Humanos -liquidación de sueldos y administración de personal, por ejemplo- y hasta las tareas del área de IT.

Los beneficios para las compañías son tangibles. Primero, la implementación de este modelo habilita la eliminación de duplicación de tareas entre países o departamentos.

En segundo lugar, permite reducir costos asociados a mano de obra y aprovechar las ventajas de las economías de escala, como así también optimizar sus procesos e integrar los sistemas y tecnologías para todos los países involucrados.

Matías Huvelle, integrante de la consultora Ghidini Rodil, hace hincapié en el buen momento que atraviesa esta flamante industria. "Hubo fuertes inversiones en 2010 y 2011. Durante este año y el que viene se prevé un fuerte crecimiento en la operación de SSC", dice.

Y, desde Page Personnel Argentina el Executive Manager Miguel Carugati, detalla: "Más del 50% de las compañías relevadas opera mediante Shared Services Centers a escala local, mientras que un 11% se encuentra en proceso de implementación del modelo, y el resto considera posible la apertura de un centro en el corto o mediano plazo".

Incluso, la llegada al mercado laboral de este nuevo player obligó a las consultoras de Recursos Humanos a formar especialistas en selección de los perfiles que requieren estos centros, dado que tienen reglas de juego muy específicas a la hora de reclutar y seleccionar.

La Argentina, favorita en la regiónSegún Claudio Fiorillo, socio de la consultora Deloitte, el fenómeno de los SSC se empezó a ver en el 2007, impulsado sobre todo por compañías cuyas casas matrices están en Estados Unidos y, en menor medida, Europa.

"En la región, los tres países de habla hispana más demandados para la radicación de estos centros son la Argentina, Costa Rica y Colombia", remarca el especialista, quien desde la consultora realiza el análisis de factibilidad, la puesta en marcha y la posterior operación del SSC a las multinacionales que así se lo solicita.

Algunas de las tantas grandes empresas que ya instalaron un centro en la Argentina son Así, Exxon Mobil, Arcos Dorados, Philip Morris, Teletech, Chevron Thompson Reuters, Ernst & Young, Accenture, Cervecería Quilmes, SAP y Symantec.

"El cien por ciento de las empresas que tienen un modelo de Centro de Servicios Compartidos son multinacionales y, si bien varían bastante del core de su negocio, en todos los casos tienen una operación muy grande a nivel global y lo que hacen es centralizar ciertas tareas que se pueden trabajar de manera off shore en la Argentina", señala Huvelle, desde Ghidini Rodil.

A nivel local, hoy existen unos 40 SCC, la mayoría de los cuales están ubicados en Capital Federal y Zona Norte, cuenta Fiorillo. No obstante, aclara que también hay algunos instalados en Córdoba, provincia cuya población tiene un nivel cultural y educativo similar a Buenos Aires.

La alemana SAP, por ejemplo, trasladó en 2010 su Centro de Servicios Compartidos y su Global Delivery Services a Vicente López, ampliación que demandó una inversión de u$s5 millones, con la expectativa de poder triplicar la operación para el 2012.

"La decisión de tomar a Buenos Aires como base de estas operaciones radica, entre otros factores, en el profesionalismo de los recursos humanos de nuestro país", destaca el gerente de Comunicaciones, Lautaro Spotorno.

En la actualidad, comenta el experto, unos 150 profesionales trabajan en este centro, que presta servicios a la Argentina, Brasil, Caribe, América Central, Colombia, Chile, México, Perú, Puerto Rico y Venezuela.

Y detalla: "Los servicios provistos por el SAP Latin America Shared Services Center son los de Viajes y Entretenimiento, Cuentas a pagar, Cuentas a cobrar, Administración de compras, Administración de contratos, Facturación para el área de consultoría y Facturación para el área de educación, entre otros".Symantec también posee un centro en Buenos Aires. "Es el primero en la región latinoamericana y la Argentina fue elegida como sede, principalmente, por su estratégica posición geográfica y por la calidad de su capital humano, el cual se caracteriza por ser flexible y tener una excelente formación y muy buena disponibilidad", señala Marcos Boaglio, gerente de Ingeniería para el Sur de América latina de la compañía.

Desde éste se brindan servicios de soporte técnico empresarial en inglés, español y portugués para países en América, Europa y Asia Pacífico sobre diversos productos de la compañía. 

A su vez, detalla Boaglio, las nuevas instalaciones funcionan como centro de negocios, desde el cual se brindan funciones administrativas para la Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay.

En esta línea, desde Page Personnel apuntan que si la Argentina resulta un país estratégico para la instalación de SSC, es no solo porque su localización es de sencillo acceso desde cualquier parte del mapa, sino también por su amplia oferta de mano de obra calificada.

Al mismo tiempo, añaden, la calidad de vida es mejor que en muchos países de la región y, en tanto la estructura en materia de telecomunicaciones está altamente desarrollada, la interacción con el resto de las filiales involucradas se torna rápida y simple.

Para el socio de Deloitte, "el posicionamiento de la Argentina como una plaza atractiva para la instalación de estos centros se daba por un tema de costos cuando el dólar era más competitivo, pero en la actualidad las decisiones radican en la posibilidad de encontrar mano de obra calificada, nivel cultural y buen nivel de inglés promedio en la población."

Así, años atrás, la radicación de los primeros centros, estuvo impulsada sobre todo por la relación entre el peso y el dólar. Pero hoy, con un tipo de cambio menos competitivo, las casas matrices siguen considerando a la Argentina una buena opción para armar sus SSC. Eso sí: se basan en otras ventajas que ofrece el país.

Según el consultor de Ghidini Radil, lo que las multinacionales encuentran es, fundamentalmente, talento, profesionales con un muy buen nivel académico y manejo de un segundo idioma, en su mayoría inglés, un requisito fundamental para ingresar a trabajar en esta industria.

La ubicación geográfica que tiene la Argentina también influye ya que, en general, se trata de empresas que tienen el headquarter en Estados Unidos, país con el que se comparte el uso horario.

En tanto, entre aquellas multinacionales que cuentan con sus casas matrices en Europa, la Argentina también se posiciona como una muy buena opción. Es que las multinacionales suelen cubrir 12 horas de operación en América latina y las otras 12 con Asia, estrategia de offshoring con la que logran el 7x24 o, en su defecto, un rango horario bastante amplio.

Una oportunidad para los profesionales

Todos los consultores expertos en SSC sondeados por iProfesional.com coinciden en que son fuertes creadores de puestos de trabajo en el sector de profesionales y que las remuneraciones que ofrecen están en línea con lo que paga el mercado para las posiciones similares.

"En SAP no buscamos un único perfil, sino que por la diversidad de tareas y conocimientos, se suman a la firma profesionales con formación en el área de administración de empresas, contabilidad, ingeniería y programación, entre otros", dice Spotorno, y añade que es muy importante el manejo de idiomas, como el inglés, alemán o portugués.

"Para IT el impacto de estos centros en la demanda laboral fue muy fuerte pero como esta industria ya tenía pleno empleo desde el 2005, lo que pasó fue que apareció un nuevo player que generó aun mayor competencia", remarca Huvelle.

"Pero -continúa- para los graduados en Recursos Humanos y los contadores, por ejemplo, no existía el pleno empleo que hoy se ve y con el cual tuvo mucho que ver la instalación de los SSC."

Pero no todo es color de rosas. Los conocedores de esta industria también admiten que muchas de las tareas que en los centros se llevan a cabo son rutinarias y monótonas, lo que lleva a la desmotivación y, consecuentemente, incrementa la rotación de los profesionales.

No obstante, Huvelle cree que es un aspecto que se va a ir solucionando en la medida en que evolucione el mercado de SSC en la Argentina.

"Las empresas por default buscan profesionales recibidos para todas las funciones, incluso para aquellas que son repetitivas. Pero esto va a cambiar cuando se dejen de buscar perfiles por una cuestión académica sino más bien en base a las competencias necesarias para un determinado puesto", dice el consultor de Ghidini Rodil

Y concluye: "Además de las tareas más rutinarias, existen puestos que requieren mayor capacidad de análisis, toma de decisiones. En estos casos, un perfil profesional va a dar un mejor resultado, pero para posiciones más de carga de datos, por ejemplo, quizá no haga falta un cierto seniority. Algunas empresas ya lo están comprendiendo".