Jorgito: una panadería de Boedo que creció para convertirse en un exponente del alfajor argentino

Jorgito: una panadería de Boedo que creció para convertirse en un exponente del alfajor argentino
Conocida por sus famosos alfajores, Jorgito ya cuenta con más de 60 años de trayectoria y 9 líneas de producción en funcionamiento
Por iProfesional
23.09.2021 17.34hs Negocios

Empezaba la década del 60 cuando el espíritu emprendedor de Amador Saavedra lo llevó a comprar una panadería llamada "Jorgito". El local de Boedo comercializaba panificados y alfajores, y fue la potencialidad de este rubro la que tiempo después demandó la presencia de un encargado de ventas: José Fernández.

Los dos socios juntos hicieron crecer a la empresa y lograron que su nombre resuene en todo el país, como lo hace hasta el día de hoy. Actualmente, tres de los cuatro directores que lideran la empresa son hijos de los fundadores.

Una larga lista de clásicos

El alfajor de dulce de leche con sus dos variantes de bañado, chocolate y merengue, fue el producto líder de una corta lista inicial que, con los años, se hizo cada vez más larga.

La década del 90 fue la más innovadora: se sumaron el hoy clásico conito de dulce de leche cubierto en chocolate, el Maxialfajor Jorgelín de tres tapas -bañado en chocolate negro, blanco o glaseado-, los mini alfajores y los también famosos bizcochitos de grasa para acompañar el mate.

La empresa innovaba en productos y seguía creciendo. En el transcurso de los años que siguieron lanzaron los mini alfajorcitos rellenos de fruta, de chocolate blanco rellenos con dulce de leche y otros rellenos con mousse de chocolate.

Ya en la primera década del 2000, aparecieron en la línea de producción los alfajorcitos de maicena y las galletitas dulces como las de limón, chocolate y chips.

Quinto aniversario: así se producían los alfajores Jorgito en 1965.
Quinto aniversario: así se producían los alfajores Jorgito en 1965.

El secreto del éxito

¿Cómo logró Jorgito evolucionar desde un local de barrio a ofrecer múltiples productos reconocidos en todo el país?

"El conocimiento que tenían los fundadores sobre la categoría de alfajores y cómo venderlos fue lo primordial", explican desde la empresa. Esta fue la clave que les permitió desarrollar nuevos productos a lo largo de los años.

"Durante todos nuestros años de trayectoria siempre estuvimos enfocados en la calidad de nuestros productos", subrayan.

Fue así como Alfajores Jorgito creció gracias al boca a boca y luego pasó a hacer alianzas con distribuidores de golosinas, hipermercados y mayoristas de comestibles. "Al ser un producto de consumo masivo y con una excelente relación calidad – precio, es ampliamente aceptado por todo el mercado", comentan desde la firma.

La famosa dupla de Jorgito en 1980, un momento de expansión para la empresa.
La famosa dupla de Jorgito en 1980, un momento de expansión para la empresa.

El logo del niño Jorgito estuvo presente en muchos ámbitos, desde el ploteado de autos de carreras hasta los banners en las canchas de fútbol. El reconocimiento popular de la marca fue tal, que en 2009 la empresa recibió el Premio Marca con mayor valoración de Argentina.

Remarla en dulce de leche

Para lograr el posicionamiento de Jorgito, sus fundadores tuvieron que hacer frente a diversos obstáculos. El año 2001 fue el primer ejemplo del milenio, cuando ante el colapso de la economía, las prioridades de la gente se reordenaron desplazando a gustos como el alfajor del primer lugar.

"Logramos salir adelante gracias a varios factores: por un lado, tenemos una excelente relación con nuestros clientes; por otro lado, nuestros precios son competitivos; ,y por último (uno de los puntos más importantes), la fidelidad de nuestros consumidores", destacan desde la empresa.

Espectáculo para golosos: fabricación de los conitos de Jorgito.
Espectáculo para golosos: fabricación de los conitos de Jorgito.

En 2020, la crisis sanitaria y económica golpeó a la firma. La cuarentena obligó a sus trabajadores a quedarse en casa y trabajar a media máquina; y la fábrica, que aún hoy se encuentra en Boedo, actualmente funciona al 50% de su capacidad.

Las incertidumbres que presentó la pandemia de coronavirus generaron muchas preocupaciones en las pequeñas y medianas empresas del país. Es eso que desde Jorgito afirman que le pedirían al Gobierno que "trate, en su medida, de acompañar a las Pymes que son el motor de la industria argentina".

De hecho, la crisis sanitaria que sacudió al mundo en 2020 le costó a la empresa un desplome del 50% en sus niveles de producción y ventas.

Con la frente en alto, Alfajores Jorgito tiene ambiciosos planes para el futuro, entre los que se encuentran: "Continuar desarrollando nuevos productos y acompañar la venta con las campañas publicitarias que siempre nos caracterizaron, tanto en el mundo del deporte como en la vía pública, radio, televisión y redes sociales".

Por Mercedes Soriano