Más artículos

Vuelos privados, cada vez con más ofertas y demanda: ¿a cuáles otras 4 compañías habilitó el Gobierno?

Vuelos privados, cada vez con más ofertas y demanda: ¿a cuáles otras 4 compañías habilitó el Gobierno?
La ANAC sigue alentando la ampliación de la oferta de taxis aéreos y otorgó permisos a compañías con base en San Fernando. Detalles y precios
Por Patricio Eleisegui
12.01.2021 12.03hs Negocios

A contramano de la situación compleja que sufren las aerolíneas comerciales con unidades de gran porte, que atravesaron un 2020 plagado de trabas, complicaciones y números en rojo por la caída general de la demanda, las empresas de taxis aéreos o servicios chárter siguen ampliando su presencia en la Argentina.

A las propuestas consolidadas de compañías como Royal Class o Argentina Jets, ahora se sumarán las ofertas de un nuevo pelotón de firmas que, luz verde oficial mediante, en breve podrán comercializar de forma intensiva sus servicios dentro de geografía doméstica.

Ocurre que la Administración Nacional de la Aviación Civil (ANAC) otorgó, vía una publicación en el último Boletín Oficial, permiso para comenzar a ofrecer vuelos internos con alcance a todo el país a cuatro compañías de aeronaves de porte pequeño.

Según constató iProfesional, se trata de las firmas Classe Stelle, Divijet, Fénix Aviation, y Flytec. Esta última ya venía promoviendo servicios desde la capital salteña a localidades del norte del país como Cafayate, Cachi o San Antonio de los Cobres. Divijet, encabezaba por Tomás y Ezequiel López, opera un avión Embraer 135 que ha cubierto vuelos regionales en los últimos dos años -algunos al servicio del venezolano Juan Guaidó-.

Por su parte, Classe Stelle dispone de un Cessna con capacidad para 4 pasajeros y la compañía, que tiene base operativa en San Fernando, señala en su sitio oficial que puede conectar con 40 aeropuertos nacionales y también alcanzar a distintas terminales en la región. Fénix Aviation, también vuela un Cessna (180), una aeronave Beechcraft King Air 300 y despega desde San Fernando.

Estos aspectos cumplen con lo dispuesto por ANAC, que estableció como requisitos que las empresas en cuestión vuelen con unidades de "reducido porte" y no compitan con las firmas que habitualmente operan en el segmento aerocomercial masivo.

"Dada la clase de servicios solicitados, los mismos no deberán interferir, tanto en su aspecto comercial como operativo, en el normal desenvolvimiento de las empresas regulares de transporte aéreo", dispuso el ente de control, según el cual "los servicios a operar tienden a abarcar un sector de necesidades no satisfecho por las empresas prestatarias de servicios aerocomerciales regulares".

Las empresas mencionadas tendrán en adelante 180 días para empezar a volar, una vez que obtengan el Certificado de Explotación de Servicios Aéreos (CESA) habilitante. El crecimiento de este nicho de negocios es tal que incluso empresas del rubro agroindustrial comenzaron a ganar presencia en la actividad aerocomercial a partir de inversiones en transporte.

ANAC estableció que las compañías de vuelos privados deben prestar servicios que no compitan con las aerolíneas.
ANAC estableció que las compañías de vuelos privados pueden operar pero no competir con las aerolíneas.

A tono con esto, a fines del año pasado Asociados Don Mario, gigante sojero, adquirió el 30 por ciento de Aeromax SA, compañía justamente dedicada a brindar servicios aéreos empresariales.

En sus estados financieros del primer semestre del año, la semillera informó haber realizado una inversión de 14,2 millones de pesos en dicha compañía de traslados en avión.

Empujón positivo

El aval otorgado en las últimas horas representa otro empujón positivo para el negocio de los taxis y chárter aéreos. Esta modalidad creció fuerte durante los meses de pandemia en los que la actividad aerocomercial "tradicional" estuvo vetada.

Sendos expertos consultados por iProfesional aseguraron que, sólo durante 2020, la demanda de traslados privados mediante esta opción de vuelos creció más del 50 por ciento.

El año pasado, sólo los servicios contratados para viajar desde Buenos Aires hacia Vaca Muerta sumaron más de 720 vuelos bajo esta opción -versus 1.100 de las aerolíneas comerciales con aviones de gran porte-.

Los costos, por supuesto, siguen siendo accesibles para un público con poder adquisitivo potente.

Un vuelo privado interno de dos horas cotiza en torno a los 4.500 dólares.
A raíz de la pandemia la demanda de vuelos privados aumentó 50 por ciento el año pasado.

Un vuelo doméstico de alrededor de dos horas demanda desembolsos de por lo menos 4.500 dólares, contando ida y vuelta. Ya un vuelo internacional hacia destinos americanos como Miami, en aeronaves que por lo general promedian los 7 pasajeros, merodea los 100.000 dólares.

Si el destino es algún aeropuerto ya en Europa, la suma suba un poco más: 250.000 dólares como piso.