Más artículos

Violencia y acoso laboral: el impactante dato que da cuenta de la situación en América Latina

Violencia y acoso laboral: el impactante dato que da cuenta de la situación en América Latina
Al analizar los porcentajes, la mayor diferencia se da en el trato desigual entre los géneros. Las mujeres son las que más denuncian el acoso sexual
Por Marysol Antón
01.03.2021 17.45hs Management

En un mercado laboral convulsionado por la pandemia, en plena transformación por la digitalización y la virtualidad, se suma que el 73% de los trabajadores latinoamericanos aseguró haber sufrido alguna situación de violencia o acoso en sus espacios de trabajo.

En un momento en que la marca empleadora es uno de los valores más importantes que puede tener una empresa, este tipo de datos no debe pasar desapercibido, pues la puja de talentos se vuelve más profunda a medida que el mercado laboral se vuelve global.

Este dato surge de una encuesta regional realizada por Bumeran en colaboración con la organización especialista en género GROW, la consultora NODOS y la Fundación AVON. De la misma participaron trabajadores de Argentina, Perú, Chile y Ecuador.

"Cabe señalar que esta tendencia es consistente con la Encuesta Latinoamericana sobre acoso en el ámbito laboral a personas LGBTIQ+, realizada por Nodos en el 2020, que encontró que el 73% de los/as encuestados/as vivió por lo menos una situación violenta en el último año", indican sus realizadores.

Un punto interesante del informe es que prácticamente no hay diferencia en la percepción de violencia que afirmaron haber padecido tanto mujeres, hombres e integrantes del colectivo LGBTIQ+. Mientras el 69% de las primeras dijo haber sufrido algún tipo de acoso en su trabajo, entre los hombres ese número baja al 62% y en el colectivo es del 59%.

Hostigamiento, agresiones verbales, daño a la reputación y aislamiento son las malas prácticas más frecuentes.
Hostigamiento, agresiones verbales, daño a la reputación y aislamiento son las malas prácticas más frecuentes.

¿Cuáles son los comportamientos de violencia y acoso más comunes vivenciados por los y las trabajadores? Un 52% de las mujeres, un 50% de los hombres y un 40% de las personas LGTBIQ+ encuestadas afirma haber atravesado situaciones de hostigamiento, agresiones verbales, daño a su reputación y aislamiento dentro del entorno laboral al que pertenece. Todas situaciones asociadas a la violencia psicológica.

Brecha de violencia

En materia de trato y discriminación según el género sí hay diferencias. Esto se percibe al analizar los números: el 36% de las encuestadas manifestó haber percibido un trato desigual en comparación con sus pares varones. A su vez solo el 16% de los hombres aseguró haber sentido un trato distinto frente a sus compañeras mujeres. Respecto a las personas LGTBIQ+, un 42% respondió haber experimentado esta desigualdad dentro del mismo lugar de trabajo.

Por otra parte, el 13% de las personas LGTBIQ+ encuestadas recibió comentarios inadecuados acerca de su identidad de género en su ámbito laboral, mientras que el 12% de las mujeres declaró haber recibido comentarios de este tipo en relación a su edad.

Las mujeres son las que declararon sentirse más expuestas a situación de acoso sexual.

Acoso físico y sexual en el trabajo

El estudio también se adentra en acoso físico o sexual dentro de los espacios de trabajo. Así, indica que las mujeres manifestaron un 70% más que los varones haber sido sometidas a acercamientos físicos inapropiados, avances sobre el espacio personal y contactos físicos no consentidos (abrazos, besos, entre otros) dentro de su lugar de trabajo.

En cambio, sucede en un 70% más en varones que en mujeres hechos relacionados a comentarios inadecuados sobre la orientación sexual, bromas por discapacidades y acontecimientos violentos como golpes, empujones, cachetadas, entre otros.

Las identidades no binarias sufren un 70% más que los varones situaciones como contacto físico con o sin acceso carnal, con violencia y sin consentimiento en su espacio laboral. También, ratificaron haber recibido ofertas de favores sexuales a cambio de beneficios laborales o como forma de amenaza para no perder el puesto de trabajo. Asimismo, confirmaron haber recibido comentarios inadecuados sobre su identidad de género y hostigamientos laborales por no acceder a un intercambio sexual o sentimental.