El riesgo país de la Argentina vuelve a los 1.600 puntos y borra la tibia recuperación post PASO

El riesgo país de la Argentina vuelve a los 1.600 puntos y borra la tibia recuperación post PASO
El indicador que elabora el JP Morgan volvió a trepar y deja en el ostracismo financiero a los bonos locales, otra vez. Cambios en el gabinete no ayudaron
Por iProfesional
21.09.2021 20.55hs Finanzas

Se esfumó completamente el efecto PASO en los activos argentinos y de hecho muchos de ellos ya volvieron a quedar en terreno negativo (o sea, están peor que el viernes anterior a las elecciones). Ese ejemplo se encuentra en el riesgo país, el termómetro de los bonos que mide el JP Morgan. Antes de las primarias estaba en 1.540 puntos, luego cayó el lunes posterior cerca de 100 puntos y este martes (con una suba del 1,5%) ya está en torno a las 1.600 unidades. Así, el buen clima que trajo la derrota del oficialismo quedó en el pasado. 

Y eso que los bonos de la deuda siguen rindiendo en torno al 18% en dólares, o sea niveles que marcan un precio regalado. Pero nadie los quiere porque el mercado desconfía de la capacidad de pago de la Argentina. Algo obvio porque las reservas no suben y el acuerdo con el FMI aún no se concretó. Demasiada incertidumbre.

El indicador que elabora JP Morgan marca que el riesgo país vuelve a la zona de 1.600 puntos básicos.
El indicador que elabora JP Morgan marca que el riesgo país vuelve a la zona de 1.600 puntos básicos.

El rally más corto de la historia

"Con el nuevo gabinete nacional definido, el mercado analiza las medidas económicas que lleguen a partir de esta semana. El oficialismo busca dar vuelta el resultado de las PASO en las elecciones generales del 14 de noviembre y, con este objetivo, se esperan políticas expansivas que impulsen el consumo. En este marco, y tras el tratamiento contable de los DEGs como primera medida para contar con un mayor margen para aumentar el gasto, no se espera un escenario muy distinto al actual. Las presiones cambiarias continuarán y los riesgos inflacionarios a futuro crecen, mientras que el mercado de deuda especula sobre el resultado en noviembre y lo que este implique de cara al 2023", reseña Portfolio Personal Inversiones (PPI).  

La jornada del martes para los títulos públicos fue negativa. Si bien los bonos en dólares habían comenzado demandados, rápidamente dieron vuelta la tendencia para finalizar el día con caídas de hasta 40 centavos promedio en toda la curva, registrando de esta manera su cuarta baja consecutiva.

Para los bonos en dólares las caídas llegaron hasta el 3%. Por el contrario, los bonos en pesos ajustables por CER subieron 0,85% en el tramo corto y 0,40% en los tramos más largos. Por último, la deuda soberana dollar-linked operó dispar, subiendo 0,10% el T2V1, bajando 2,5% el TV22, y sin cambios para el T2V2 y el TV23.

Los inversores siguen de cerca un acuerdo con el FMI y las elecciones de noviembre.
Los inversores siguen de cerca un acuerdo con el FMI y las elecciones de noviembre.

Expuesto a debilidades autóctonas

"En materia de renta fija local, el riesgo país volvió a los niveles pre PASO ante una combinación de stress autóctono e internacional. El uso de los DEG que hizo el Tesoro lleva a una mayor financiación y emisión que tendrá su correlato en la inflación eventualmente, a la vez que erosiona el capital del BCRA, el hecho de la colocación de una letra intransferible", afirma Capital Markets Argentina (CMA).  

Y agrega que el foco se centrará en la financiación al Tesoro, el manejo cambiario, el avance de la campaña de vacunación y la inflación, que tenderá a ser algo mayor a lo previsto. "Nuestro escenario central sigue siendo de un acuerdo con el FMI, y con algún ajuste en el tipo de cambio hacia fin de año o principios del año próximo", adelantan.

Finalmente, Delphos Investment explica que fuera el optimismo local que había marcado el ritmo pre-PASO, el mercado local volvió a quedar expuesto a los vaivenes globales y las debilidades estructurales.

"Tal es así que los activos locales comenzaron la semana con duras caídas tanto en el segmento de renta variable como de renta fija. Y por si no fuera poco, se le agrega un escenario de disputa institucional a nivel nacional que tiñe de incertidumbre el corto plazo nublando el horizonte de los inversores. De esta manera, se establecen las condiciones para un contexto más conservador y con mayor selectividad", reconocen.