Plazos fijos en dólares, ¿convienen?: las ventajas y desventajas de esta inversión conservadora

Plazos fijos en dólares, ¿convienen?: las ventajas y desventajas de esta inversión conservadora
Las colocaciones en dólares en los bancos tienen algunos puntos a favor, hecho que evalúan los ahorristas a la hora de dejar sus divisas en caja de ahorro
Por Mariano Jaimovich
23.09.2021 07.02hs Finanzas

Ante décadas de inflación alta y pérdida constante del poder adquisitivo del peso, muchos ahorristas se inclinan por invertir en dólares, como forma de refugiar su dinero y no perder poder de compra. Por eso, las colocaciones bancarias en dicha moneda siguen estando entre las alternativas elegidas.

Es decir, existe una clara convicción que la forma de ahorrar de los argentinos es en dólares y, preferentemente, se evidencia que ocurre ello por fuera del sistema financiero doméstico.

Sin embargo, los depósitos de particulares y empresas en moneda extranjera gozan de cierta popularidad dentro de la cartera de los bancos locales, más allá de las limitaciones que impone el cepo cambiario para la adquisición de moneda extranjera de u$s200 mensuales.

De hecho, los plazos fijos en dólares, además de resguardar las divisas en las entidades, otorgan una pequeña tasa de interés como renta, algo que atrae a los ahorristas conservadores.

Según AMF Economía, en base a datos del Banco Central, alrededor del 20% depositado por el sector privado en los bancos está nominado en divisas. De forma concreta, los privados tienen colocados alrededor de u$s16.400 millones en el sistema financiero argentino.

"Esta es una cantidad que, cíclicamente, sufre los vaivenes de decisiones de política monetaria y económica. Es decir, los depositantes suelen manifestar temores de que los fondos puedan ser apropiados y/o convertidos a pesos, por lo que retiran de las entidades financieras parte de sus tenencias", destaca a iProfesional el analista Andrés Méndez, director de la citada consultora.

Esto ocurre en momentos electorales como los actuales, donde no se sabe a ciencia cierta qué ocurrirá luego de los sufragios legislativos de noviembre.

De manera inversa, se estima que se recupera el stock de los plazos fijos una vez que se disipan estos "fantasmas del pasado" y se tranquiliza la situación política y económica.

"La última vez que se verificó un episodio de este tipo fue en el tercer cuatrimestre del año pasado, lapso en el que fueron retirados alrededor del 15% de los depósitos en divisas. Desde entonces, se registró una recuperación, aunque no se llegó a equiparar al stock vigente antes de la ´fuga´", resume Méndez.

¿Por qué volvieron estos dólares que se fueron del sistema bancario en plena incertidumbre de octubre del año pasado? La respuesta más sencilla es que el nivel de respaldo de estos depósitos es "muy elevado".

En concreto, el 70% de las divisas está colocado en la cuenta corriente del Banco Central. En tanto que el 30% restante está aplicado en préstamos a sectores que obtienen ingresos en divisas, enfatiza este analista.

De acuerdo a ello, los economistas sostienen que un plazo fijo en dólares tiene un "elevado respaldo", que "no siempre los depositantes perciben".

Entonces, de una forma u otra, esto influye en los rendimientos y/o en los incentivos a colocar fondos.

Esto se debe, "básicamente, porque la tasa de interés de una colocación a 30 días, apta para la percepción del riesgo doméstico, ´penaliza´ significativamente los rendimientos", acota Méndez.

En este sentido, los plazos fijos en dólares pagan en Argentina un renta más acorde a las tasas de interés convalidadas en el exterior, y no tanto a la realidad inflacionaria doméstica.

La tasa de interés de los plazos fijos en dólares no es seductora para el corto plazo, pero sí para un período de un año.
La tasa de interés que pagan los plazos fijos en dólares no es seductora para el corto plazo, pero sí para un período de un año.

Tasa de plazos fijos en dólares

Un aspecto central a considerar, es la elevada dispersión de rendimientos ofrecidos por los diversos bancos y plataformas financieras, y esto se advierte tanto en función de cada entidad como de acuerdo al plazo de la colocación.

En este último aspecto, las entidades financieras ofrecen, en promedio, una tasa nominal anual (TNA) de 0,40% para una imposición a 30 días de plazo. Un porcentual que puede elevarse según el banco, y en la medida en la que aumenta el período de inmovilización.

De esta manera, los rendimientos pueden ser:

-Cercanos a una tasa de 0,6% anual a 90 días.

-Ascienden para 180 días a una TNA de 0,91%.

-Y para 360 días, la renta que se abona es de 1,91% anual.

"Haciendo números, un depósito de u$s10.000 a 30 días brinda un retorno de u$s3,29. En tanto, la ganancia mensual se eleva a u$s7,48 si se lo coloca a 180 días; y a u$s15,70 mensuales si el plazo de la imposición asciende a 360 días", calcula Méndez.

En cuanto a saber si son o no razonables estos rendimientos ofrecidos por los plazos fijos en dólares, el experto de AMF Economía sostiene a iProfesional: "Sin el temido riesgo argentino, que quizás haga zozobrar a nuestro ahorrista en las clásicas circunstancias que envuelven a nuestra economía, un bono de los Estados Unidos a 10 años rinde en torno a 1,30% anual".

En consecuencia, para Méndez, puede deducirse que lo pagado a 360 días por un plazo fijo "es un buen rendimiento sin grandes restricciones, más allá de la indisponibilidad que se debe tener del dinero por un año".

El poder de compra del dólar también cae debido a la elevada inflación que se registra en Estados Unidos.
El poder de compra del dólar billete también cae de manera mundial debido a la elevada inflación que se registra en Estados Unidos.

Poder de compra del dólar

Un punto importante que no es demasiado tenido en cuenta por un pequeño ahorrista local, pero que, seguramente, considerará un inversor más avezado, es el referido a la pérdida constante del poder de compra del dólar, algo que al menos se observa en los precios al consumidor en los Estados Unidos.

"Al respecto, si bien la FED proyecta ajustes de su política monetaria para que los precios de la economía norteamericana confluyan en torno al 2% anual, lo concreto que 2021 cerraría con una inflación cercana al 4% anual", advierte Méndez.

Por lo tanto, sostiene que puede deducirse que, en el mejor de los casos, para un inversor que opte por "jugarse" e inmovilice su dinero por un año, "sus dólares se depreciarán frente a la inflación estadounidense".

"Pero el efecto será más gravoso, si opta por atender el clásico cortoplacismo doméstico y reduce el plazo en el que coloca sus fondos. Más todavía puede ser el daño si se mantienen los fondos en dólares físicos", concluye Méndez.

Entonces, para saber qué puede esperarle al ahorrista que hoy inmovilice sus dólares en un plazo fijo, para preservar y/o acrecentar en un futuro el poder de compra de sus ahorros en la Argentina, se debe tener en cuenta un aspecto central.

Es decir, la realidad indica que, pese a haber mermado el poder adquisitivo de la divisa estadounidense frente a los estándares de hace un año atrás, las expectativas se concentran en "nuevos descensos para los próximos 12 meses".

Las razones para plantear este escenario, según sostiene Méndez, son que, en términos históricos, "el peso permanece subvaluado frente a las versiones financieras del dólar, lo que permite esperar que más temprano que tarde se recupere".

En resumen, "esta recomposición de la moneda doméstica, seguramente, operará por una pérdida relativa de la paridad peso/dólar frente a los restantes precios de la economía, que no será compensado por el retorno esperado en una colocación a plazo", finaliza el experto de AMF Economía a iProfesional.

Ahora bien, si el motivo es no tener los dólares debajo del colchón a exposición de la inseguridad, ni de la pérdida de valor internacional constante del billete estadounidense, el plazo fijo en dólares no luce en la teoría como una decisión desacertada.-

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ
Temas relacionados