¿Qué pasa con los préstamos y los depósitos en medio de la estampida inflacionaria?

¿Qué pasa con los préstamos y los depósitos en medio de la estampida inflacionaria?
La perspectiva es que se mantenga sin crecimiento real dado la falta de dinamismo de la economía y las tasas bajas para los depositantes
Por iProfesional
07.05.2021 11.57hs Finanzas

La situación de los préstamos y los depósitos se mantuvo constante en el último mes pero ambas registraron una caída. En primer caso, el crédito al sector privado cedió casi 3% mensual y las colocaciones a plazo en pesos poco más de 1% de caída. Si bien la merma de los préstamos es la quinta consecutiva, esto demuestra que la economía no está demandando fondeo a pesar de la tibia mejora del nivel de actividad.

En términos mensuales, los depósitos privados en pesos perdieron contra la evolución de los precios en los 4 meses que van del año. En abril, la baja fue del 1,1% mes contra mes en términos reales, en línea con el resultado de marzo. Según la consultora LCG, anualmente, sostienen crecimiento real (6,8%), aunque desacelerando la suba desde comienzo de año, y es esperable que esta dinámica continúe dado que a partir de mayo las bases de comparación aumentan, producto de la pandemia.

"Al interior, toda la baja de abril se debió a los depósitos a la vista, cuya contracción se explicó por cajas de ahorro (-8,1% mensual real), que aceleraron 4 puntos la caída contra marzo. Por el contrario, los depósitos a plazo (+1,7% real), repiten crecimiento por encima de los precios por cuarto mesconsecutivo y aceleraron 1,3 pp contra el mes pasado", indica el informe. 

 
Las colocaciones plazo en dólares se mantienen sin cambios en torno a u$s15.000 millones
Las colocaciones plazo en dólares se mantienen sin cambios en torno a u$s15.000 millones

Las tasas no atraen a depositantes

Dentro de las colocaciones a plazo toda la suba fue impulsada por mayoristas, que crecieron 3,2% por encima de los precios, mejorando el registro respecto a marzo. Los depósitos minoristas, sin embargo, contrarrestaron la suba con una caída real del 1,6%, repitiendo la baja desde hace 3 meses.

"Esto último demuestra que la tasa mínima para minoristas (37%) sigue sin ser suficiente para atraer a este segmento de los depositantes. En el caso de los mayoristas, si bien en los últimos meses se sostiene un buen desempeño, es a costa de un mercado financiero más pequeño, con pesos cautivos en el sistema en un contexto de restricciones cambiarias", indicó. 

En abril, los depósitos privados en dólares se mantuvieron prácticamente inalterados respecto al mes anterior. Al cierre del mes totalizaron u$s15.948 millones, apenas u$s7 millones por debajo de marzo. En lo que va del año, tras un primer bimestre de caída y un segundo bimestre de variacionesmarginales, el stock de depósitos no logró ubicarse por encima del cierre de 2020 (u$s15.976 millones).

Con respecto a los préstamos, el crédito al sector privado (que cayó 2,9% mensual real) sostuvo la baja por quinto mes consecutivo. En eldesagregado, todas las categorías presentaron caída real mensual, pero nuevamente fue el financiamiento a empresas el más afectado (-5,4% real), aunque desacelerando contra la baja del mes previo.

Los préstamos al consumo (-1,6% real) aceleraron la caída, contracción impulsada totalmente por el financiamiento con tarjetas de crédito, que volvió a perder contra los precios y presentó la segunda baja más alta del año (-2,5%).

Los préstamos con Garantía Real se ubicaron apenas por debajo de la evolución de los precios (-0,2% real), alcanzando el mejor registro mensual desde 2018. Además de bajas bases de comparación, dado que se ubican en niveles mínimos, el resultado fue impulsado por créditos prendarios, que tuvieron la variación positiva más alta del año (2,3% real), aunque fue casi toda contrarrestada por la caída en hipotecarios (-1,6%).

 
Los préstamos corporativos no repuntan porque la economía no repunta
Los préstamos corporativos no repuntan porque la economía no muestra mucho dinamismo

Inflación y tasas, un combo letal

"En términos anuales, el crédito cayó por primera vez en 10 meses. El resultado no sorprende dado que en abril-20, producto del confinamiento estricto, el financiamiento a empresas creció marcadamente impulsado por tasas subsidiadas, dejando altas bases de comparación. Sin embargo, esta caída también es acelerada por el deterioro que se viene observando en términosmensuales y que da cuenta de un mercado de crédito que no logra recuperarse, con el financiamiento al consumo y a la producción retrayéndose mes a mes", dice LGC. 

Y remarca que en lo que va del año, el crédito a empresas promedió caídas del 4% mensual real, mientras que el crédito al consumo cayó en promedio 1,3%. Destaca que en medio de variaciones mensuales de precios altas, los depósitos UVA siguen mostrando una mejor evolución y en abril representaron el 3,5% de los plazos fijos privados totales, registro más alto desde mayo-20. En cuarto mes del año tuvieron incrementos reales mensuales superiores al 10%.

¿Cómo seguirá la película para los préstamos y los depósitos? Según LCG, así: 

  • Los altos registros inflacionarios y tasas poco atractivas no permiten pensar en un impulso de las colocaciones a plazo, por lo que esperamos que la dinámica actual se mantenga. En particular, si las tasas pasivas se mantienen estables, difícilmente se recuperen los plazos fijos minoristas.
  • Adicionalmente, una inflación esperada superior al 40% anual y nuevas restricciones ante la segunda ola de contagios, podrían ejercer presión sobre la brecha cambiaria, aumentando las expectativas de devaluación y desincentivando en mayor medida este tipo de colocaciones, que sesostienen principalmente por las restricciones que rigen hoy en día.
  • Por el lado del crédito al sector privado, esperamos que el financiamiento a empresas y al consumo continúen con muy bajo dinamismo, en un contexto de elevada incertidumbre que contrae la demanda de crédito.
  • El crédito es un indicador coincidente de la actividad por lo que, si bien es apresurado, su bajo dinamismo podría estar marcando el deterioro de la actividad.