Más artículos
Atención inversores: cómo pega en fondos comunes la postergación del pago de bonos por u$s8.500 millones

Atención inversores: cómo pega en fondos comunes la postergación del pago de bonos por u$s8.500 millones

Atención inversores: cómo pega en fondos comunes la postergación del pago de bonos por u$s8.500 millones
La decisión le da tiempo al Gobierno de renegociar con los acreedores externos. Qué efectos prevén en el mercado tras esta medida
Por Melina Manfredi
06.04.2020 20.14hs Finanzas

La decisión del Gobierno de postergar los vencimientos de capital e intereses de los bonos soberanos en dólares bajo ley argentina sorprendió en la noche del domingo, aunque en el mercado esperaban una noticia de este tipo. Así, el Ministerio de Economía aplazó hasta 2021 el pago de unos u$s8.500 millones al sector privado. 

No obstante, sorprendió el timing de la decisión, ya que la semana pasada el Gobierno había emitido el aviso de pago de intereses del Bonar 20 (AO20) para este miércoles. 

"Se esperaba una cesación de pagos pero más adelante. Estaba más en duda el pago de amortización e intereses del Bonar 2024 (AY24), que era el próximo 7 de mayo. Sin embargo, la pandemia precipitó la necesidad de cortar los pagos antes de lo previsto", sostuvo Mariano Cosentino, portfolio manager de Megainver.

Por su parte, Gabriela Friedlander, asset management director de Balanz, reconoció: "En el mercado ya se veía venir algo así. La duda era si abarcaba el capital o solo los intereses. Finalmente se decidió postergar todo. Gran parte estaba contenido en los precios: los bonos ya cotizaban con bajas probabilidades de que se efectivice el pago total. Nadie esperaba cobrar todo". Y añadió: "Hay tal nivel de incertidumbre que, aunque estén los avisos de pago, se toman con pinzas". 

Cuidar las reservas

Los representantes de la industria local de Fondos Comunes de Inversión (FCI) consideraron que la decisión fue precipitada por los efectos económicos de la pandemia y la necesidad de no malgastar los pocos dólares que todavía hay disponibles

Al cierre de hoy, las reservas internacionales estaban en el nivel de u$s43.703 millones. En lo que va del año, cayeron u$s1.078 millones y, de eso, unos u$s222 millones se perdieron desde que arrancó la cuarentena, el pasado 20 de marzo. Las reservas netas, en tanto, son menos del 25% del total. En ese marco, los especialistas consideran que la decisión del Gobierno tiene que ver con la necesidad de cuidar las arcas del Central. 

"La decisión era previsible, ya que el Gobierno había previsto reservas para seguir honrando los compromisos de la deuda externa (ley Nueva York) pero estaba claro que no contaba con un excedente suficiente para seguir pagando las amortizaciones de la deuda doméstica en dólares. La única duda era si seguiría tratando de pagar los cupones de renta solamente, pero quedó claro con el Decreto que lo que se busca es negociar lo antes posible con los acreedores externos y ganar tiempo para luego trasladar esa misma oferta a la deuda local. Por eso se reperfiló hasta fin de año", analizó Néstor De Cesare, presidente de Allaria Fondos, ante la consulta de iProfesional

"El golpe que afecta a la economía argentina elevó la probabilidad de default debido a que el costo de seguir sirviendo la deuda se tornó demasiado elevado con tan pocas reservas. En este marco, la decisión de hoy crea espacio para que las negociaciones por la deuda externa puedan estirarse algunos meses más sin caer en un default, ya que mientras las reservas netas alcanzaban antes para pagar la deuda en dólares hasta julio ahora podrían alcanzar hasta el cuarto trimestre de 2020. No obstante, la decisión también sugiere que los títulos bajo legislación local terminarán recibiendo un peor tratamiento", resumió Grupo SBS en un informe para sus clientes.

En esa línea, un reporte de Consultatio calculó que las reservas líquidas del Banco Central están en torno a los u$s4.000 millones "por lo que, aunque hubiese querido, al Gobierno le hubiese resultado muy costoso pagar vencimientos ley local". Y señaló que ese monto "prácticamente coincide" con los vencimientos de intereses de bonos ley internacional que "hasta fin de año suman u$s3.029 millones, más un vencimiento de capital por u$s401 millones de un Global 20 en francos suizos en octubre". 

Impacto en la industria de Fondos

En cuanto a los efectos sobre la industria, los voceros explicaron que no tendrá gran impacto en el valor de las cuotapartes, ya que la mayoría de los FCI del mercado dejaron de invertir en deuda soberana luego de los reperfilamientos del año pasado

Vale destacar que los fondos que todavía tienen este tipo de activos son aquellos donde el inversor tiene un perfil de riesgo más alto. En esa sintonía se manifestó De Cesare: "No hay una exposición tan grande a los instrumentos reperfilados en la industria. En Allaria Fondos, solo tenemos alguna participación en los fondos de renta fija soberana en dólares, pero no tiene un peso significativo en términos del total de fondos que administramos. Y es un riesgo que los clientes ya tienen debidamente evaluado en la consideración de su portafolio total, por lo que la caída en el valor de dichas cuotapartes no debería sorprenderlos ni generar una reacción desproporcionada, ya que esta no es más que una escena en una película cuyo final no está cerca ni es irremediablemente negativo".

Cosentino, en cambio, afirmó que en Megainver no tenían exposición a los títulos reperfilados. "El 60% de la industria hace fondos de cash management y no invierte en deuda soberana. Los FCI que todavía tienen bonos son los de retorno total, que son de más largo plazo y tienen mayor riesgo asociado. De todos modos, venimos de una volatilidad tan grande, que el 10% o 15% que ha bajado hoy la curva soberana local, ya no resulta un evento tan extraño", dijo. 

Desde Balanz, Friedlander también llevó tranquilidad a los cuotapartistas. "Nuestros fondos de renta fija en dólares no tenían estos títulos en cartera. Ya nos habíamos adaptado y habíamos dejado de lado los bonos cortos", destacó.

¿Tratamiento igualitario?

El anuncio de reperfilamiento, coinciden los especialistas, parece ir en contra de los dichos anteriores de Martín Guzmán, que había hablado de tratamiento igualitario para los bonistas bajo ley local y extranjera. Al respecto, consideran que el anuncio del Gobierno busca ganar algo de margen para seguir negociando con los acreedores externos

"Esto contradice un poco lo que venía diciendo Guzmán porque la legislación local está en cesación de pagos y la extranjera, no. Yo creo que van a seguir pagando los intereses de esta última, siempre que tengan en carpeta una propuesta para negociar", proyectó Cosentino.

De Césare, en tanto, afirmó: "Esta decisión evidencia que la capacidad de negociación es mayor para la deuda doméstica y que una decisión legal en ese sentido no genera la aplicación de cláusulas como el cross default o acciones de clase que puedan trabarlas. Pero, por otra parte, no garantiza que al final del camino la deuda local tenga peor tratamiento que la externa. Así que existe la posibilidad de que la pauta de tratamiento igualitario anunciada por Guzmán y su equipo siga vigente, una vez que se anuncie la propuesta definitiva para toda la deuda soberana". 

No obstante, el presidente de Allaria Fondos agregó: "También es probable que las circunstancias actuales y la necesidad de cuidar las reservas del BCRA impongan una suspensión en los pagos de la deuda externa y aceleren los tiempos de la negociación con los acreedores, que pueden mostrarse más flexibles, aunque no aceptarán quitas significativas como podría plantear el Gobierno".

Por su parte, Friedlander, indicó que esto puede ser una buena noticia para los tenedores de bonos ley Nueva York porque implicaría un mayor margen de tiempo para negociar. En ese sentido, la especialista anticipó que en los próximos días volverá a ampliarse la diferencia de cotización según la legislación de los bonos. Hoy ese spread quedó en 200 puntos, aunque hace un mes estaba casi en el doble. 

"El verdadero test va a ser el próximo 22 de abril, cuando se debe pagar renta por u$s500 millones de los bonos Globales 21, 26 y 46. Tiene 30 días de gracia, hasta el 22 de mayo. Si el Gobierno realiza esos pagos, Argentina no entra en default total y mientras la deuda ley extranjera siga performing, los acreedores van a seguir negociando", puntualizó Friedlander. 

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Finanzas en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído