La Secretaria de Comercio defendió la nueva ley de etiquetado de alimentos

La Secretaria de Comercio defendió la nueva ley de etiquetado de alimentos
Paula Español destacó que "la ley tiene por objetivo que la información en los alimentos sea clara, precisa y veraz". Qué cambios implica
Por iProfesional
20.07.2021 21.54hs Economía

La secretaria de Comercio Interior, Paula Español, defendió los alcances de la nueva ley de etiquetado, al señalar que "es un símbolo muy claro de cómo pensar de una manera sostenible una economía y un consumo sustentable, y cómo tener un consumo reflexivo y con información".

En declaraciones a la emisora Futurock, Español destacó que "la ley tiene por objetivo que la información en los alimentos sea clara, precisa y veraz, que cuando uno ve un alimento rápidamente pueda visualizar la información".

La funcionaria remarcó que "con el octógono negro, que es muy visual y sencillo de entender, se va a garantizar la información. Cuando no haya octógonos en el envase, significa que ese alimento no tiene exceso de azúcar, grasas o sodio y es un alimento que no tiene ninguna complejidad a la hora de ser consumido".

Más adelante, Español puntualizó que "nuestro rol desde la Secretaría de Comercio, como parte de un Estado presente, es el de implementar, regular y velar para que esa información efectivamente clara y simple. Con los ministerios de Agricultura y Salud estamos trabajando desde el año pasado sobre este tema y la industria sabía que era algo de lo que había que conversar y discutir".

Impacto de la ley en la alimentación

Luego de ello, explicó que "el rumbo va hacia encontrar que se usen mejores insumos. En países de América Latina se ha estudiado cómo ha bajado el consumo de este tipo de alimentos una vez que se empiezan a encontrar los octógonos, y esto también lleva a la industria a buscar fórmulas más saludables. Desde el Estado tenemos la responsabilidad de pensar el consumo de una manera integral, educar a las industrias y a las y los consumidores".

La secretaria de Comercio Interior enfatizó que "una parte muy importante de la Ley tiene que ver con los entornos escolares, con las publicidades para los niños, niñas y adolescentes que son aquellos que tienen mayor vulnerabilidad a cierto tipo de estímulos.

Los productos que tengan octógonos no van a poder tener impresos personajes que suelen atraer a los niños".

Luego aclaró que "si los alimentos tienen octógonos no van a poder estar en establecimientos escolares. Estamos trabajando mucho en la ampliación de los derechos que tienen las niñas, niños y adolescentes como consumidores y consumidoras que a veces quedan velados porque si bien consumen, no son ellos o ellas quienes realizan la compra".

Finalmente, Español subrayó que "con la Ley queremos evitar que alguien tenga que dar vuelta los paquetes y ver cosas que no entiende".

Ley de etiquetado: uno por uno, los puntos fundamentales

La Cámara de Diputados logró la semana pasada avanzar con la firma del dictamen de mayoría del proyecto de ley de etiquetado frontal de alimentos, que apunta a marcar con un sello octogonal negro los empaques de aquellos productos que contengan exceso en nutrientes críticos como azúcares, grasas, calorías o sodio.

Tras un extenso debate, y luego de un proceso de varios meses iniciado en noviembre del año pasado que incluyó cuatro rondas de consultas con especialistas, se avanzó en la firma de cuatro dictámenes (uno de rechazo) en el marco del plenario de las comisiones de Legislación General, de Acción Social y Salud Pública, de Defensa del Consumidor y de Industria, que estuvo presidido por la diputada Cecilia Moreau (Frente de Todos).

El dictamen de mayoría cosechó 91 firmas, seis de ellos con disidencias parciales, en tanto que el dictamen de rechazo solamente reunió dos rúbricas.

- Advierte a consumidores sobre los excesos de componentes como azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías, a partir de información clara, oportuna y veraz.

- Promueve la prevención de la malnutrición en la población y la reducción de enfermedades crónicas no transmisibles.

- Está dirigido a fabricantes, fraccionadores y envasadores que distribuyan, comercialicen o importen, que hayan puesto su marca o integren la cadena de comercialización de alimentos y bebidas analcohólicas de consumo humano, en todo el territorio de la República Argentina.

La Ley advierte a consumidores sobre los excesos de componentes críticos

- Los alimentos y bebidas analcohólicas envasados y comercializados en la Argentina deben colocar leyendas como "Exceso en azúcares", "Exceso en sodio", "Exceso en grasas saturadas", "Exceso en grasas totales", y/o "Exceso en calorías".

- En caso de contener edulcorantes, el envase debe contener una leyenda precautoria inmediatamente por debajo de los sellos de advertencia con la leyenda: "Contiene edulcorantes, no recomendable en niños/as".

- En caso de contener cafeína, el envase debe contener una leyenda precautoria inmediatamente por debajo de los sellos de advertencia con la leyenda: "Contiene cafeína. Evitar en niños/as".

- El sello adoptará la forma de octógonos de color negro con borde y letras de color blanco en mayúsculas.

- El tamaño de cada sello no será nunca inferior al 5% de la superficie de la cara principal del envase.

- No podrá estar cubierto de forma parcial o total por ningún otro elemento. En caso de que el área de la cara principal del envase sea igual o menor a 10 centímetros cuadrados y contenga más de un sello, la autoridad de aplicación determinará la forma adecuada de colocación de los sellos.

- Los valores máximos de azúcares, grasas saturadas, grasas totales y sodio establecidos deben cumplir los límites del Perfil de Nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud.

- Se exceptúa de la colocación de sello en la cara principal al azúcar común, aceites vegetales y frutos secos.

- Se prohíbe que los alimentos y bebidas analcohólicas que contengan algún sello de advertencia incorporen en sus envases información nutricional complementaria, logos o frases con el patrocinio o avales de sociedades científicas o asociaciones civiles, personajes infantiles, animaciones, dibujos animados, celebridades, deportistas, etcétera.

- Se prohíbe toda forma de publicidad, promoción y patrocinio de los alimentos y bebidas analcohólicas envasados con al menos un sello de advertencia que esté dirigida especialmente a niños, niñas y adolescentes.

- Se prohíbe resaltar declaraciones nutricionales complementarias que destaquen cualidades positivas y/o nutritivas de los productos.

- Se prohíbe incluir personajes infantiles, animaciones, dibujos animados, celebridades, deportistas o mascotas, elementos interactivos, la entrega o promesa de entrega de obsequios, premios, regalos, accesorios, adhesivos, juegos, descargas digitales, o cualquier otro elemento, como así también la participación o promesa de participación en concursos, juegos, eventos deportivos, musicales, teatrales o culturales.

El sello adoptará la forma de octógonos de color negro con borde y letras de color blanco en mayúsculas

- Se prohíbe la promoción o entrega a título gratuito.

- El Consejo Federal de Educación deberá promover la inclusión de actividades didácticas y de políticas que establezcan los contenidos mínimos de educación alimentaria nutricional en los establecimientos educativos de nivel inicial, primario y secundario del país.

- Los alimentos y bebidas analcohólicas que contengan al menos un sello de advertencia no pueden ser ofrecidos, comercializados, publicitados, promocionados o patrocinados en los establecimientos educativos del Sistema Educativo Nacional.

- El Estado nacional priorizará las contrataciones de los alimentos y bebidas analcohólicas que no cuenten con sellos de advertencia.

- Se encomienda al Poder Ejecutivo la reformulación del texto del Código Alimentario Argentino a efectos de adecuar sus disposiciones a la presente ley.

Un paso más hacia una alimentación saludable

La representación en Argentina de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) "celebró" el dictamen favorable "con amplia mayoría" obtenido ayer por la ley de etiquetado frontal en la Cámara de Diputados, por tratarse de "un paso fundamental para una alimentación más saludable".

"El dictamen favorable al proyecto aprobado en el Senado con la inclusión del perfil de nutrientes en el etiquetado es un paso fundamental para una alimentación más saludable, con un impacto importante en disminuir la obesidad y la carga de muerte por enfermedades no transmisibles en Argentina", afirmó el Representante interino de la OPS/OMS, Paolo Balladelli, en un comunicado.

La Cámara baja emitió ayer dictamen positivo para al proyecto de Ley de Alimentación Saludable, tras su tratamiento en el plenario de las comisiones de Legislación General, de Salud, de Industria y de Defensa del Consumidor.

El proyecto había recibido media sanción del Senado el pasado 26 de noviembre, quedando de este modo cumplimentando el paso previo para su tratamiento en el recinto de Diputados y aprobación definitiva.

Varios países de la región han avanzado con regulaciones similares

"El proyecto de ley capitaliza las experiencias y evidencias generadas a nivel nacional e internacional con relación al etiquetado frontal de alimentos, al mejoramiento de los entornos alimentarios escolares y a la protección de la población infantil de la publicidad de productos no saludables", dice el comunicado.

La organización recordó que "varios países de la región han avanzado con regulaciones similares", y en Argentina la "OPS se sigue brindando apoyo para que el proyecto de ley logre su aprobación sin modificaciones y se convierta en ley".

El Modelo de Perfil de Nutrientes de la OPS que toma la iniciativa "establece umbrales para la clasificación de productos alimenticios procesados y ultraprocesados con relación a sus cantidades de azúcares, grasas, grasas saturadas, grasas trans y sodio" y "está basado en las metas de ingesta de nutrientes de la población de la OMS", que se ajustan de acuerdo con las necesidades energéticas de las personas y también tiene en cuenta las dietas equilibradas para cada grupo etario.

Este modelo no se aplica a los alimentos frescos, naturales o mínimamente procesados como frutas, verduras carnes, pollo, pescado, arroz, fideos secos, polenta, harinas y legumbres, ni tampoco a los ingredientes para cocinar como aceite y sal de mesa o el azúcar.

"Es una herramienta para la formulación y aplicación de diversas estrategias reglamentarias relacionadas con la prevención y el control de la obesidad y el sobrepeso, como la restricción de la comercialización de alimentos y bebidas poco saludables a los niños, la reglamentación de los alimentos en el entorno escolar, y el uso de etiquetas de advertencia en el frente del envase, entre otras", dijeron desde el organismo.