Más artículos

Se define el nuevo IFE y las empresas buscan absorver el subsidio para crear empleo en el sector privado

Se define el nuevo IFE y las empresas buscan absorver el subsidio para crear empleo en el sector privado
El sector privado le acercó un plan al gobierno para crear 4 millones de empleos a cambio de fondos y beneficios fiscales. Los dilemas del Gabinete.
Por Juan Manuel Barca
21.10.2020 19.00hs Economía

La caída del empleo y el fuerte aumento de la pobreza desataron un debate en el Gobierno sobre las herramientas para reconstruir la economía y evitar un mayor deterioro del cuadro social. Uno de los puntos en discusión es el destino del IFE de $10.000 que hoy alcanza a 9 millones de personas.

Mientras se estudia el pago del cuarto tramo de ese subsidio, algunas cámaras empresarias le acercaron en los últimos días una propuesta al Ministerio de Economía para absorber el programa dentro de los ATP que perciben más de 200.000 empresas y generar hasta 4 millones de empleos.

La idea es que las empresas sean eximidas del pago aportes y contribuciones en el primer año por las "capacitaciones" remuneradas y regularicen sus obligaciones por las incorporaciones en el período siguiente. Para ello, la condición es levantar la prohibición de despidos y la doble indemnización.

"Lo que proponemos es transformar el IFE en ATP. En un primer paso, para capacitar a la gente y, segundo, para ayudar al pago de salarios", confirmó un empresario que ya se reunió con varios ministros y prefiere el anonimato hasta tanto no haya mayores avances en la propuesta.

Por el impacto de la pandemia y la cuarentena en la actividad, se perdieron 3,7 millones de empleos en el segundo trimestre del año. De ese total, 289.000 correspondieron a asalariados registrados, 1,7 millones a asalariados informales y 1,7 millones a cuentapropistas.

El personal doméstico, en tanto, perdió 600.000 puestos; la construcción, casi 400.000; y hoteles y restaurantes, 304.000. "El primer punto a trabajar es recuperar 3,7 millones de puestos", dijo el lunes el titular de la Cámara de la Construcción, Iván Szczech, en la primera reunión oficial del Consejo Económico y Social.

Los empresarios proponen absorber el empleo perdido a cambio de subsidios, beneficios fiscales y reducción de costos laborales.

Detrás de estas definiciones, hay fondos millonarios en juego. El Estado ya pagó $265.000 millones por el IFE y otros $175.000 millones por el ATP, incluyendo la quinta ronda. Este mes, las empresas están recibiendo el sexto tramo de la ayuda para cubrir salarios o bien créditos a tasas bajas.

La iniciativa privada tiene similitud con otras bajo análisis en ANSES, Ministerio de Desarrollo Social y Trabajo. Allí, según el área, evalúan reconvertir el IFE en una renta, un plan social o laboral a cambio de una contraprestación, focalizada en no más de 3 millones de beneficiarios del universo actual.

La titular del organismo de la seguridad social, Fernanda Raverta, confirmó que trabajan en varias herramientas para acompañar a los jóvenes de 18 a 24 años sin empleo, las mujeres y adultos próximos a jubilarse, quienes representan el 28%, 55% y el 6% del padrón del IFE.

En tanto, la UIA insiste en eliminar las "restricciones" a los despidos y la doble indemnización, reforzar los subsidios a las empresas en crisis (Repro) y crear un seguro de desempleo. La otra propuesta que sumó a la mesa es una jubilación anticipada para los trabajadores sin tareas por ser grupo de riesgo.

En el ámbito sindical, el líder del gremio de la construcción, Gerardo Martínez, también evalúa la idea de trocar el IFE en una nueva modalidad de ATP, a la vez que impulsa junto al camionero Pablo Moyano y el líder territorial Juan Grabois un fondo de $750.000 millones anuales para crear 4 millones de empleos.

El ministro de Economía busca controlar el déficit y el dólar en medio del fuerte aumento de la pobreza.

En el Gobierno afirman que esta semana podría haber definiciones sobre la cuarta edición del IFE. Con la consigna de "focalizar" la ayuda en quienes más la necesitan, ya se empezó a hacer un "barrido" para determinar quiénes reúnen las condiciones para continuar con el subsidio del universo de 9 millones de beneficiarios. 

El Gabinete económico analizó este miércoles la situación fiscal y las medidas de emergencia por el Covid-19 en el Palacio de Hacienda. El déficit fiscal -con intereses de la deuda- se aceleró en septiembre y llegó a los $212.000 millones en septiembre, una suba del 560% anual.

Si bien fuentes oficiales aseguran que el resultado "está dentro de lo esperado", la expansión del gasto suma dificultades adicionales al ministro de Economía, Martín Guzmán, para moderar la emisión monetaria en medio de las tensiones cambiarias y la negociación de la deuda con el FMI.

El funcionario aseguró este miércoles que hay una "alineación de visiones" con el organismo y que el programa con el Fondo va a mostrar "un camino de sostenibilidad fiscal y las cuentas externas". Por lo pronto, el Presupuesto 2021 no incluye el gasto de emergencia en IFE y ATP.

Por otra parte, el valor del subsidio a las familias se mantuvo sin cambios desde el inicio de la pandemia, pese al 45% de pobreza en el segundo trimestre y una inflación acumulada en septiembre del 22,3%. La asistencia al sector privado, en cambio, se incrementará por el impacto de la suba del salario mínimo a $18.900 en octubre.

Ocurre que el salario complementario asignado a las empresas equivale a entre 1 y 2 de esas remuneraciones. Los requisitos del ATP6 incluyen una caída en la facturación y mantener la plantilla de personal, entre otras condiciones.