Más artículos
Rocca y Mindlin se plantan en la paritaria del gas y crecen los tironeos con el Gobierno por las tarifas de la energía

Rocca y Mindlin se plantan en la paritaria del gas y crecen los tironeos con el Gobierno por las tarifas de la energía

Rocca y Mindlin se plantan en la paritaria del gas y crecen los tironeos con el Gobierno por las tarifas de la energía
El gremio acaba de cerrar una suba con Camuzzi, pero hay dificultades para acordar con las principales gasíferas. Avanza el deshielo salarial.
Por Juan Manuel Barca
30.07.2020 13.43hs Economía

Después del virtual congelamiento salarial durante el primer semestre y una fuerte caída de la actividad económica por la pandemia, los gremios siguen avanzando en acuerdos "cortos" para recuperar la pérdida de poder adquisitivo en la primera mitad del año. En las últimas horas, el gremio de trabajadores de la industria del gas (FETIGN), liderado por Guillermo Mangone pactó con Camuzzi Gas Pampeana y Camuzzi Gas del Sur una suma fija de $8.000 por julio, agosto, septiembre y octubre, junto con una suba del 12% en noviembre y un incremento del 40% en el valor de las tareas voluntarias. Un esquema similar al sellado con Metrogas, Naturgy (exGas Natural Ban) y las empresas del noreste del país.

El nuevo entendimiento se corresponde con la primera etapa de la paritaria del gas, vigente desde abril pasado hasta marzo del 2021, y se volverá a discutir en noviembre. "Este acuerdo puente arribado en un contexto sumamente complejo, se ha dado gracias a una postura firme de todos los compañ[email protected] y sus representantes, en un marco de unidad, logrando alcanzar un acuerdo en línea con el marco de referencia en la industria. Demostrando una vez más que adoptando una estrategia conjunta se ha podido vencer la especulación del sector empresario, que pretendía el congelamiento y consecuente ajuste de los salarios", señaló Mangone en un comunicado.

El grupo Techint, de Paolo Rocca, es el dueño de Transportadora Gas del Norte (TGN), la gasífera más importante del país.

Las negociaciones continuarán ahora con las gasíferas GasNea y GasNor y las distribuidoras del centro del país y la región de Cuyo. Pero la discusión viene complicada con las transportistas, en medio de un reclamo al gobierno de casi $32.000 millones por el regimen de tarifas vigentes desde abril del año pasado y la deuda acumulada por la devaluación, que el expresidente Mauricio Macri asumió por decreto y la semana pasada anuló el Senado, según informó Econojournal. En ese escenario, Transportadora Gas del Norte (TGN), vinculada al grupo Techint de Paolo Rocca, negoció con la Asociación de Personal Jerárquico (APJ) una suma fija por julio y agosto, y una suba del 10% desde octubre, inferior a la pauta acordada por el gremio de base en varias empresas (una suma de $24.000 en tres tramos y 12% en octubre).

En tanto, Transportadora Gas del Sur (TGS), la mayor del país y con los gasoductos más extensos de la región, suscribió el arreglo marco con la entidad encabezada por Mangone y sus seccionales, pero el sindicato de Bahía Blanca pidió mejorarlo en esa región con una suba del 13,6% retroactiva a enero, en línea con la inflación del INDEC del primer semestre. El argumento es que la empresa tiene parte de sus precios sin regular y atados a dólares. Las conversaciones con la empresa, entre cuyos accionistas se encuentra Marcelo Mindlin (Pampa Energía), continuarán este jueves en una audiencia en el Ministerio de Trabajo, luego de la conciliación dictada la semana pasada para frenar un paro. La cartera adoptó la misma medida este martes en MEGA, otra gasífera de la zona.

El CEO de Pampa Energía, Marcelo Mindlin, es uno de los principales accionistas de Transportadora Gas del Sur (TGS) y controla Edenor.

La paritaria del gas llega en un momento de tensiones irresueltas entre el Gobierno y los grandes empresarios. En marzo, Techint despidió a 1.500 obreros de la construcción y el Presidente acusó a Rocca de "miserable". Luego, a fines de mayo, el mayor grupo industrial del país cerró por dos semanas su planta de Campana Siderca, donde se fabrican tubos sin costura para la industria petrolera. Y ahora, como adelantó iProfesional semanas atrás, la siderúrgica está en las puertas de un nuevo conflicto: ya le transmitió a la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) que busca aplicar una rebaja salarial del 50% o, de lo contrario, podría despedir hasta 1.500 operarios. 

En el caso de Mindlin, Alberto Fernández intentó hacer un borrón y cuenta nueva. En la inauguración de una central termoeléctrica, el mandatario elogió el mes pasado al "zar de la energía" por haber "invertido y confiado en la Argentina en un momento diíficil". El ejecutivo fue uno de los principales ganadores de la era Macri. Pero en las últimas semanas surgieron cortocircuitos por la ofensiva contra Edesur debido a los apagones en el conurbano y la circulación de proyectos oficiales para reducir las tarifas residenciales. En ese marco, Edenor, cuyo controlante es Pampa Energía, salió a reclamar una revisión del cuadro tarifario, congelado desde hace un año. "Hay muchos que pueden pagar una tarifa completa", advirtió semanas atrás Ricardo Torres, el CEO de la distribuidora de energía eléctrica.

Fuera del sector energético, otros rubros también avanzan en la discusión salarial. El sindicato de custodios privados (Sutcapra) selló en las últimas horas un incremento de $4.000 en la rama vigilancia y custodia en la empresa Securitas. Representa una suba del 10% que llevará el salario básico a $35.000 y que ahora el gremio busca extender al resto de la actividad. De esa forma, se sumó a la lista de los sectores que cerraron una recomposición de los ingresos. Es el caso de bancarios (26%), aceiteros (25%), trabajadores de entidades deportivas y culturales (20%), y de la alimentación (6,5%). Mientras que el gremio de la industria láctea (Atilra) pide un aumento del 13% y Camioneros una suma puente.

Temas relacionados