Más artículos
El fallo en Nueva York contra YPF: un sugestivo mensaje para el Gobierno en medio de la negociación por la deuda

El fallo en Nueva York contra YPF: un sugestivo mensaje para el Gobierno en medio de la negociación por la deuda

El fallo en Nueva York contra YPF: un sugestivo mensaje para el Gobierno en medio de la negociación por la deuda
La decisión de la jueza Preska, que tiene otras causas contra el país, podría ser un presagio de lo que hará si el canje deja muchos holdouts en el camino
Por Leandro Gabin
06.06.2020 06.17hs Economía

El contundente fallo de la Justicia estadounidense contra la Argentina e YPF es un serio llamado de atención para el país en medio de la renegociación de la deuda. La jueza Loretta Preska de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, que heredó esa posición luego del fallecimiento de Thomas Griesa -famosamente conocido por su sentencia en favor de los fondos buitre en 2015-, dictaminó que el juicio por la expropiación de la petrolera seguirá su curso en los tribunales de Estados Unidos dejando la puerta abierta a reclamos por hasta 9.000 millones de dólares.

Lo concreto es que la resolución de los tribunales en Nueva York es otra muestra más de que, en Estados Unidos al menos, aquel que incumple un contrato -más tarde o más temprano- termina pagando. La situación, además, se produce en un momento delicado para el país que técnicamente ya está en default de su deuda externa desde el 22 de mayo cuando Martín Guzmán dejó de pagar 503 millones de dólares en bonos Globales. 

Mientras que el país sigue negociando con los principales acreedores, hay dudas acerca de si finalmente logrará que el 75 por ciento de la deuda ingrese al acuerdo para evitar a los llamados holdouts. Si el nivel de adhesión, por no que querer mejorar más la oferta, termina dejando un porcentaje importante de acreedores afuera, los juicios en Nueva York se multiplicarán. Y, en esa instancia, irán a recaer en manos de Preska.

La jueza Loretta Preska es la que tiene en sus manos los litigios contra el país.
La jueza Loretta Preska es la que tiene en sus manos los litigios contra el país.

Una heredera de la doctrina Griesa

"Que hayan resuelto el tema de YPF ahora es un mensaje para la Argentina. Si piensa el país que puede arreglar el canje con los que quiere y que el resto se jorobe, entonces va a tener a mucha gente haciendo fila en el despacho de Preska. Y ella, como quedó claro ahora, siempre va a defender el derecho de los acreedores", explicaba a iProfesional un banquero desde Manhattan.

Tiene que ver el comentario con algunos dichos tanto de Guzmán como del representante argentino ante el Fondo Monetario Internacional -Sergio Chodos- acerca de que la estrategia podría ser cerrar los acuerdos parciales y dejar el canje abierto con los díscolos. Esa alternativa, no obstante, es riesgosa porque abre el camino para que el resto vaya a litigar contra el país.

Según el mismo ejecutivo, si bien la resolución contraria al país e YPF era obvia, el timing -que era desconocido- demuestra que Preska quiere marcarle la cancha al gobierno de Alberto Fernández.

"No hay gente ingenua en este negocio. Podría haber fallado en cualquier momento. De hecho no había fecha cierta. Que salga este batacazo a una semana de que termine el deadline de la oferta de Guzmán, dice mucho", resalta.

¿Pero quién es la nueva verduga del país? La jueza que podría llegar a tener que lidiar con un hipotético default de la Argentina versión 2020 es una abogada de extensa trayectoria en Nueva York.

Muy cercana a Griesa, obviamente, Preska fue propuesta para ocupar una magistratura en 1992 por el entonces presidente George Bush (padre). Su nominación fue aprobada de manera unánime por el senado norteamericano.

Además, en 2007 la jueza de Nueva York quedó en la lista corta de candidatos a ocupar un puesto vacante en la Corte Suprema de Justicia, fogoneada por George W. Bush. Debido a que ese era el último año de mandato del ex presidente, el Senado finalmente no trató el pedido por ese cargo en el máximo tribunal.

Preska ya solicitó a las partes, la Argentina, YPF y Burford Capital que le informen este 19 de junio qué pasos se van a dar para llegar a una solución.

La buena noticia, dentro de todo, para el país es que los acreedores -a diferencia del default del 2002- no tienen intenciones de litigar. En este juego no están participando, al menos no por ahora, los denominados fondos buitre.

Paul Singer, titular de Elliott Management, que recientemente votó en el comité de ISDA para que se declare en cesación de pagos a la Argentina y así se empiecen a pagar los Credit Default Swaps, no tiene bonos de la Argentina.

Los acreedores más agresivos son los que formaron un grupo asesorado por Dennis Hranitzky del estudio Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan, donde se destacan los principales fondos distressed como HBK Investments, Monarch Alternative Capital LP, Pharo Management LLP, Redwood Capital Management y VR Capital entre otros. Pero incluso ellos mismos repiten que no quieren llegar a un juicio contra la Argentina.

Guzmán deberá cerrar un acuerdo con la mayoría de los bonistas para evitar más juicios.
Guzmán deberá cerrar un acuerdo con la mayoría de los bonistas para evitar más juicios.

La deuda detrás de la deuda

Por eso, teniendo en cuenta que los acreedores tienen predisposición a acordar, sería muy perjudicial algún error de estrategia o mala praxis que provoque un tendal de bonistas golpeando la puerta de la jueza Preska.

Además, como recuerda el analista de FinGurú, Sebastián Maril en un informe, el país aún tiene un número importante de juicios en los tribunales internacionales.

Según una presentación del gobierno ante la SEC norteamericana en abril de 2020, la República Argentina actualmente tiene juicios internacionales por 8.750 millones de dólares que continúan creciendo día a día.

"Aunque el país pudo cerrar un puñado de casos en 2019, los nuevos reclamos y pagos de intereses sobre disputas sin resolver continúan acumulándose", aclara Maril.

En los últimos diez años, Argentina ha pagado 15.800 millones de dólares en compensación a los acreedores de deuda en mora y a las multinacionales cuyas inversiones fueron expropiadas o sus contratos rescindidos por el Gobierno. Estas sentencias se pagaron con bonos denominados en dólares sujetos a Ley de Nueva York y Ley argentina, o con efectivo recaudado con la emisión de nuevos títulos de deuda internacionales.

- Actualmente, la Argentina tiene 56 casos abiertos relacionados con bonos en default por 390 millones de dólares en el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York.

- 13 casos en el Centro Internacional de Solución de Controversias de Inversión (CIADI) por un total de 2.140 millones de dólares.

- 7 casos en los tribunales comerciales de las Naciones Unidas tribunales por 403 millones.

- Y otros 7 casos repartidos entre Nueva York y Londres por 1.115 millones de dólares en relación con los conocidos Cupón PIB.

En este cálculo que hace el analista, falta mencionar el juicio millonario en Nueva York por la expropiación de YPF. Recuerda que hace tan solo 10 días, la Juez Loretta Preska de la corte neoyorquina, autorizó el pago de aproximadamente 230 millones de dólares a dos fondos, Attestor Master Value y Trinity Investments, por bonos en default y no reestructurados en 2005 y 2010.

"Argentina siempre pierde sus juicios internacionales, especialmente aquellos relacionados con su deuda. Es importante comenzar a concientizar a la población que si la historia se repite, existe una deuda por 8.750 millones de dólares que seguramente deberemos pagar y no tenemos los recursos para hacerlo", afirma Maril.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído