Más artículos
Precios al alza: cómo impactan las retenciones al sector agropecuario

Precios al alza: cómo impactan las retenciones al sector agropecuario

Precios al alza: cómo impactan las retenciones al sector agropecuario
El aumento notorio de precios de productos agrícolas, en los últimos días, algunos lo intentan vincular al incremento de las retenciones. ¿Cómo impactan?
Por Mariano Jaimovich
03.04.2020 12.37hs Economía

Las retenciones a las exportaciones del sector agropecuario se han convertido en un instrumento fundamental desde lo fiscal y como política económica de los últimos gobiernos, para que ingresen dólares a las arcas del Estado. Aunque también impactan en las finanzas de los productores del sector primario, al cambiar la ecuación de sus ingresos. El interrogante a dilucidar es cómo se traslada esto a los precios.

Los también conocidos como "derechos de exportación", establecen una quita que llega hasta el 33% (como es el caso de los envíos de soja al extranjero) de lo ingresado. Es decir, de cada u$s10 que le pagan al productor, se le restan u$s3,3 y le quedan u$s6,7, de los que debe utilizar para pagar otros impuestos, solventar el costo de la cosecha, transporte, empleados, semillas, fertilizantes y otros gastos indispensables.

A nivel cambiario esto se traduce en que los exportadores de soja al afrontar una retención del 33%, recibirán un tipo de cambio fijo que será las dos terceras partes del valor oficial del dólar. Es decir, si el dólar oficial se encuentra en torno a los $66, por cada divisa estadounidense los productores sojeros percibirán $44.

Prácticamente la mitad del costo que tiene el billete estadounidense para el comprador de divisas, ya que al mismo se le aplica el impuesto País o Solidario del 30%, por lo que en las ventanillas de los bancos y casas de cambio se venderá más caro, a unos $86.

Por lo tanto, este factor cambiario incide directamente ya que el precio interno de los productos agrícolas se determina multiplicando el precio internacional por el tipo de cambio.

Las retenciones a los productos agrícolas complican las finanzas de los productores más chicos

Retenciones al sector agropecuario

En cuanto a la incidencia de las retenciones en el saldo total de los ingresos de los productores agropecuarios, los expertos consultados por iProfesional son contundentes respecto al impacto que poseen.

"Las retenciones al sector agropecuario no son más que una herramienta más de recaudación por parte del Estado y así financiar el déficit fiscal. Como no quieren que el ajuste lo haga el sector público, este siempre termina recayendo sobre los hombros del sector privado", resume Natalia Motyl, economista de la Fundación Libertad y Progreso.

Para agregar que "en casi en ninguna parte del mundo hay retenciones", sólo ocurre en ciertas excepciones como en las Islas Salomón o Guinea, que "tampoco son ejemplo de grandes avances en materia económica", completa la experta.

Más allá de la reseña global, Motyl afirma que es probado que las retenciones "castigan" al sector agroexportador, que es el principal generador de divisas en la Argentina.

Estos impuestos "impactan negativamente sobre la oferta del sector, contrayendo su producción. Si esta baja, entonces ingresan menos divisas y la economía se resiente. Si la oferta se contrae y entran menos dólares, los precios de los productos suben o, en el peor de los escenarios, va a generarse desabastecimiento. En definitiva, todos los argentinos vamos a vivir peor", concluye la economista.

Al respecto, desde inicio de marzo se modificaron las retenciones a los distintos sectores de la agricultura para incrementar la recaudación, en especial, en el caso de la soja. Y, en otros, se redujo el aporte para sectores prioritarios o economías regionales, que estaban afrontando serios problemas financieros por los elevados costos que deben enfrentar y las menores ventas.

 
Las retenciones a las exportaciones agrarias cambiaron en marzo pasado e inciden en los ingresos de los productores

De esta manera, a la soja se le subió tres puntos porcentuales (p.p) más de derechos a la exportación, que pasaron de 30% al actual 33% de aporte.

En cambio, al girasol se le redujeron 7 puntos p.p. y en la actualidad su retención impositiva es del 5%.

También, para citar otros ejemplos, los aceites de girasol y maíz se les redujeron 5 y 4 puntos porcentuales, respectivamente, y ahora el primero aporta el 7% y el segundo un 5 por ciento.

A las economías regionales se les mantuvieron las retenciones en 5%. Tampoco sufrieron cambios, entre otros, el trigo y maíz en granos, ambos con una contribución a las exportaciones del 12% de sus ingresos.

"Si de 10 toneladas de producción 3 se las queda el Estado sin haber hecho absolutamente nada, sin haber puesto el capital, trabajado o asumido el riesgo con su propio patrimonio de que el proyecto fracase, es mejor cerrar la ventana y dejar de producir. Lo que en definitiva, terminará sucediendo. Obviamente, condena la recuperación a futuro de un país que desde el 2011 no crece", sentencia Motyl a iProfesional.

Como dato a tener en cuenta, el último incremento de las retenciones a la soja, que aumentó de 30% a 33%, solamente afecta a los productores de más de 1.000 toneladas anuales, quedando exentos de la suba los que producen menos toneladas.

"Implícitamente, esta decisión incentiva a que los productores bajen su producción. Lamentablemente, en medio de una crisis como la nuestra, no estamos en condiciones de que la oferta del único sector que genera divisas se contraiga", concluye Motyl.

Según datos oficiales, la medida oficial beneficia a 42.406 productores de soja que representan el 74,2% del total. Los restantes 14.884 productores, con rindes por encima de las 1.000 toneladas, no recibirán compensación alguna.

De esta forma, quienes generan hasta 100 toneladas, aportarán una retención del 21%; entre 100 y 200 toneladas, tributarán el 24%; entre 201 y 300 toneladas, el 27%; y aquellos que generan entre 301 y 400 toneladas, el 28%.

Luego, los que producen entre 401 y 500 toneladas de soja, tienen que rendir al fisco el 29%, y los que se encuentren en el segmento de entre 501 y 1.000 toneladas, tienen retenciones del 30%.

 
Las retenciones a la soja no se aplican de igual manera a todos los productores, sino que depende de las toneladas generadas

Cómo impactan en los precios las retenciones

Si bien está demostrado que las retenciones al sector agropecuario son una parte importante de los ingresos de los productores, pocos imaginan cuál es su relación concreta con el precio final de los productos.

"Las retenciones desalientan la producción, puesto que a causa de esa retracción directa realizada sobre el precio FOB, los productores locales reciben un valor más bajo que el precio que reciben los mismo productores en otros países", indica a iProfesional Ezequiel de Freijo, Economista Jefe del Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales de la Sociedad Rural Argentina (SRA).

En consecuencia, el experto asegura que esto genera una menor inversión en tecnología, puesto que "la capacidad de pago para asumir la inversión en tecnología es menor" a causa de este impuesto.

Por lo tanto, se pasa a depender del nivel de los precios internacionales, y "hay algunas zonas que a causa de las retenciones deja de ser viable la producción", dice de Freijo.

Entonces, o se mueven a realizar otros cultivos o actividades, como puede pasar a realizar pastura para ganadería.

Por ejemplo, de Freijo comenta que hoy producir en Salta implica que se le debe agregar un costo a puerto de u$s50 la tonelada.

"De esta manera las decisiones de los productores en las siguientes campañas, donde se instauraron las retenciones, tienden a reducir el área sembrada o esa producción, con lo cual a lo largo de la siguiente campaña la oferta cae y termina, indefectiblemente, afectando los precios, por la caída de la oferta que generó la retención", sostiene el economista.

Esto se vio claramente entre 2007 y 2015 en la producción de trigo, en que se llegó a sembrar la misma superficie que hace 100 años, "donde bajamos del nivel de las 10 millones de toneladas de producción (hoy producimos casi el doble)", alerta de Freijo. 

En cuanto cómo impactan en los precios las retenciones al sector agropecuario, cita un caso concreto: "hoy un kilo de trigo vale 12,40 pesos y un kilo de pan supera los 130 pesos", con lo cual "la incidencia del trigo en el pan es menor al 10%, esto es histórico", afirma este experto de la SRA.

Así, de esos $12,40 por kilo, por las retenciones el precio del trigo vale $1,4 por kilo menos. "Con lo cual, por más que el Gobierno duplique las retenciones al trigo, es ínfimo lo que se pueden mover los precios del pan al consumidor", concluye de Freijo.

En el precio de alimentos, como el pan, la incidencia de las retenciones es mínima en el valor al público
En el precio al público de alimentos, como el pan, la incidencia de las retenciones al sector agropecuario es mínima

Y, al mismo tiempo, sostiene que lo que es "muy grande" es el daño que se genera para la actividad económica del interior del país, puesto que de las actuales 18,5 millones de toneladas que se producen actualmente, sólo 5,5 millones se consumen localmente.

"También es una medida muy ineficiente para contener los precios, porque no distingue el beneficiario de la medida", finaliza el experto de la SRA.

Asimismo, los precios de las commodities están sufriendo bajas históricas a raíz del Covid-19 y esto también golpea fuerte al sector.

"Ya el agro, ante los precios bajos y la menor demanda del resto del mundo, está perdiendo más de 2.000 millones de dólares en semanas. Evidentemente, no son momentos para ahogar al sector aún más", acota Motyl.-

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído