Más artículos

Peugeot 505: la historia de un auto inolvidable que dejó huellas en el país

Peugeot 505: la historia de un auto inolvidable que dejó huellas en el país
Fue uno de los modelos más exitosos de Peugeot, una gran berlina que marcaba un status entre los compradores de su época. Sus mejores momentos
Por iProfesional
14.09.2020 12.38hs Autos

Hay autos que marcaron la historia, y su éxito, aunque ya no estén en el mercado, quedará latente para siempre. Ya sea porque innovaron en la mecánica, por el diseño o por el número de ventas, son mucho más que un auto, y ese es el caso del Peugeot 505.

La última gran berlina con tracción trasera de la francesa, el Peugeot 505, cumplió en marzo de 2019 sus 40 años, con homenajes que dieron la vuelta al mundo. Pero aún hoy, pasado el aniversario, hablar del Peugeot 505 es hablar de un momento épico de la industria automotriz, y a más de uno, le trae hasta cierta nostalgia.

Peugeot 505, sus orígenes 

El Peugeot 505 llegó al mercado en 1979 con un reto nada fácil: sustituir al Peugeot 504, un modelo que marcó una época en la historia de las grandes berlinas de la marca y que definió el "estilo Peugeot" gracias a su perfil dinámico y sus emblemáticos faros, inspirados en los ojos de la actriz italiana Sofía Loren.

No era fácil su tarea, además, porque el Peugeot 505 llegó para posicionarse un escalón por encima del 504, y su precio también era más caro. Pero superó todo tipo de obstáculo, y finalmente, se puede decir que cumplió con éxito su misión, ya que según su trayectoria comercial, alcanzó las 1.351.254 unidades vendidas hasta 1997, año en el que finalizó su fabricación en China.

En cuanto al diseño que implemetó la marca para lograr sus cometidos, y reemplazar con éxito a su antecesor, el Peugeot 505 recurrió a un exterior audaz y dinámico, firmado por Pininfarina, y un interior elegante diseñado por Paul Bracq, conocido por su trabajo en modelos de Mercedes Benz y BMW entre los años 50 y 70.

Peugeot 505, un hito en la historia de la marca.
Peugeot 505, un hito en la historia de la marca.

La elección de la francesa no pasó inadvertida. En 1979 había dos nombres de moda en la industria del automóvil: Pininfarina (que nunca ha dejado de estar en lo más alto en diseño) y Paul Braq. Este diseñador nacido en Burdeos tiene en su currículum el haber diseñado coches tan icónicos como el Mercedes Pagoda, el formidable Mercedes 600, la primera generación del BMW Serie 7 o el concept del BMW Turbo que daría vida al mítico BMW M1.

Con estos mentores, la carrocería del Peugeot 505 fue perfilada de forma tan que no es casualidad que algunos detalles del interior (especialmente de los posteriores a 1986, año en el que se realizó un lavado de cara del modelo) recuerden a los de los BMW de la época e incluso que el formidable Peugeot 505 Coupé recuerde algo al BMW 635 CSi de los ochenta (especialmente en la vista trasera), según los expertos en diseño.

Este modelo de dos puertas de líneas elegantes y equipado con los motores más potentes de la marca francesa no llegó a venderse en nuestro continente. El Peugeot 505 Coupé fue creado como un ejercicio de propaganda para ganarse el mercado americano, donde llegó a se elegido por las compañías de taxis de Nueva York y Los Ángeles.

En aquellos años este tipo de carrocerías no estaban de moda y sus ventas no fueron mayoritarias como lo son en la actualidad en casi todos los mercados europeos. Los SW estaban destinados a familias numerosas o profesionales y viajantes que necesitaban un coche más práctico y capaz.

Los especialistas de Dangel encontraron en el Peugeot 505 familiar la variante perfecta para sus modificaciones y transformaciones de tracción total. La robusta arquitectura del 505 aguantaba perfectamente los mayores esfuerzos a los que sería sometida en los terrenos más rotos y, además de la tracción al eje delantero, se añadía una suspensión más elevada, neumáticos de campo (para los cuales era necesario ampliar ligeramente los pasos de rueda) y unos desarrollos de cambio más cortos, apropiados para superar terrenos muy accidentados en los que la capacidad de ascenso y retención son más importantes que la velocidad máxima o los consumos.

No sólo los Peugeot 505 4×4 Dangel conquistaron África, también las berlinas y familiares estrictamente de fábrica y de tracción trasera se convirtieron pronto en un camello más por su fiabilidad, siendo conocidos en el continente como "caballos de trabajo".

Peugeot 505: motor y tracción

Además de su diseño, y la variedad de carrocerías berlina y familiar, esta última con tres filas de asientos, el Peugeot 505 se destacó por haber incorporado motores nafteros y diésel, tanto atmosféricos como sobrealimentados, con potencias que iban desde los 70 hasta los 180 CV de potencia máxima.

Lo cierto es que aún en la actualidad, la marca se destaca por ser una de las pocas que conserva este tipo de motorización diésel en sus autos, considerados uno de los más exitosos y económicos del mercado.

Entre los diésel hubo dos bloques, de 2304 cm3 y otro de 2498 cm3, el primero disponible en 70 CV (sin turbo) y con 80 CV (con turbo). En el caso del bloque 2500 las potencias se escalonaban desde los 76 CV del atmosférico hasta los 110 del GTD Turbo Intercooler, pasando por los 95 CV en otra variante turboalimentada sin intercooler.

Los motores nafteros comprendían motores desde 1.8 L (1796 cm3 con 80 CV), 2.0 L (1971 cm3 heredado del 504 con 96 CV,170 CV y 113 CV este último con inyección mecánica; 2.0 L (1995 cm3 rindiendo 110 CV) y 2.2 L (2165 cm3 130 CV con inyección electrónica Bosch multipunto) fabricados conjuntamente por PSA y Renault en Douvrin (Francia) y posteriormente también en Vigo (España) en donde se denominaba GTI ; 2155 cm3 de origen Simca-Chrysler Francia disponible solo con turbocompresor e intercooler y con potencias entre 160 y 200 CV), denominándose 505 Turbo Injection.

Peugeot 505 turbo, una opción de motorización.
Peugeot 505 turbo, una opción de motorización.

El tope de gama (denominado 505 V6) llegaba a 2849 cm3 y un motor de seis cilindros en V de origen PRV, que rendía 170 CV. Tanto berlinas como familiares contaban con todas las variantes de motores.

El 505 familiar, con su tercera fila de asientos y un total de ocho plazas, era popular entre familias más grandes y también fue popular como taxi, compitiendo con la naciente nueva clase, los monovolumen, como el Renault Espace. Las dos filas de asientos traseros podían ser abatidas para dar un área de carga completamente plana, con 1.94 metros cúbicos de capacidad de carga, con una masa máxima de 590 kg.

En cuanto a la tracción, hay otro dato importante para recordar del Peugeot 505. En los años 1980, Dangel, empresa especializada en convertir modelos de tracción simple a tracción integral, produjo una versión de tracción en las cuatro ruedas del Peugeot 505, equipada con los motores 110 CV turbodiesel e intercooler (de 81 kW) o con el motor gasolina de 2.2 litros y 130 CV (96 kW). Los 505 4x4 también tenían relaciones de cambio más cortas. Había prototipos con carrocerías cupé y pickup, y en Francia muchas personas los transformaron en furgonetas. En 1986 la gama experimentó una reestilización de su carrocería, e incluso todo un nuevo habitáculo, incluyendo un salpicadero más moderno.

Peugeot 505, World Car

Entre otro de los tantos méritos que tuvo el Peugeot 505, se destaca que fue uno de los iniciadores del concepto "World Car", un vehículo con prestaciones capaces de satisfacer las necesidades de mercados muy diversos. No hay más que ver la lista de países en los que se fabricó: Francia, España (Vigo), Chile, Egipto, Argentina, Nueva Zelanda o, incluso, China e India ensamblaron unidades de este modelo.

La producción del Peugeot 505 en Europa empezó a bajar con el lanzamiento del Peugeot 405 al final de 1987, fecha en la que cesó su producción en Vigo y acaba su producción definitiva en Francia en el año 1991.

También hay otro dato para mencionar: el 505 fue uno de los últimos modelos de Peugeot que se vendieron en el difícil mercado estadounidense, donde desembarcó con un importante pedido para las míticas flotas de taxis amarillos de Nueva York y Los Ángeles. Su momento álgido en Estados Unidos llegó en 1984, cuando se patentaron 20.000 unidades del Peugeot 505 en el país.

Peugeot 505 en Argentina

En Argentina,el Peugeot 505 fue fabricado por la sociedad Sevel desde 1981 hasta 1995, en la planta que la firma poseía en la localidad de El Palomar. Una de las versiones que fabricaron fue el 505 SRI, entre 1992 y 1994, al que se le añadieron faldones aerodinámicos, se renovó la calandra, así como los faros y pilotos traseros (parrillas, ópticas y faros traseros son de diseño exclusivo de Argentina, como también pilotos delanteros, se añadieron también faros antiniebla, y se cambiaron las llantas por otras con un diseño similar a las del V6, pero con 14 pulgadas de diámetro.

Peugeot 505, también fabricado en la Argentina.
Peugeot 505, también fabricado en la Argentina.

Este modelo, al igual que los europeos Peugeot 505 GTD turbo, Peugeot 505 GTI y Peugeot 505 GTI Turbo, estaba equipado con suspensión trasera independiente y frenos de discos en las 4 ruedas. Otra mejora importante fue el motor (solo en este modelo), que estaba equipado con el 2.2i de 130 CV, que le otorgaba una velocidad punta de 190 km/h, y una aceleración de 0 a 100 en 10,2 segundos.

Peugeot 505 ST: especial para Favaloro

Más allá de su historia mecánica, de diseño y puramente automotriz, hay un hecho para remarcar que tiene que ver con el paso del Peugeot 505 por la vida de uno de los hombre más destacados de la medicina argentina, el doctor René Favaloro.

El reconocido cirujano cardiovascular, poseía como automóvil particular un Peugeot 505 ST azul con techo corredizo. El mismo le fue obsequiado como agradecimiento por Domingo Cafiero tras haberlo operado.

El Peugeot 505 de René Favaloro, en el Museo Fangio.
El Peugeot 505 de René Favaloro, en el Museo Fangio.

Actualmente se encuentra exhibido en el Museo Juan Manuel Fangio, ubicado en la localidad de Balcarce, luego que la unidad fuera donada por su familia como homenaje al cirujano cardiovascular.

Sucede que, entre los diferentes hitos históricos, también Favaloro se acercó a Fangio. El 8 de diciembre de 1982, luego de varios problemas de corazón, Juan Manuel Fangio fue sometido a una operación de by pass, con el doctor Favaloro como titular de la acción. En reconocimiento por salvarle la vida, el quíntuple campeón de Fórmula 1, le regaló un Mercedes Benz 300, aunque la unidad fue rechazada por el cirujano, quien comentó lo siguiente: "Que se lo lleven. No voy a andar en un Mercedes mientras haya un chico sin mamadera en la Argentina".

De todas maneras, si bien el médico no aceptó el sedán de la firma alemana, su vínculo con el corredor continuó durante la década de los 80’ y parte de los 90’, hasta el fallecimiento de Fangio en 1995. Por el lado de los autos, durante esos mismos años, algunos modelos que se le conocieron al doctor fueron la versión rural del Renault 12, denominada Break, y un desgastado Dodge Polara, que formaron parte de su vida, hasta el otorgamiento del Peugeot 505.

Peugeot 505, entre los mejores

Además de usarlo para la calle, el Peugeot 505 se destacó en el mundo de la competición. Así, la firma del león, con más de un siglo de trayectoria en la industria automotriz, se caracterizó también por sobresalir en las épocas doradas y más importantes de la historia de los campeonatos mundiales del automovilismo, como son los rallyes internacionales y el Rally Dakar.

El Peugeot 505 de Coco Fortunato.
El Peugeot 505 de Coco Fortunato.

En Argentina también fue uno de los pocos lugares en el mundo donde el Peugeot 505 se utilizó para la competición. El más recordado fue el 505 de Jocé "Coco" Fortunato a fines de los 80 en el TC2000, auto que todavía se mantiene intacto en los talleres del piloto en la ciudad de Lobos.

Pero no solo el Peugeot 505 forma parte de esta historia de competición, sino que el modelo es destacado con otros seis más que tienen razones de sobra para ser recordados como parte indispensable de la compañía y los desafíos que enfrentó en los terrenos más hostiles y duros de las competencias deportivas. Estos modelos para recordar son los siguientes:

  • Peugeot 505
  • Peugeot 309 GTi
  • Peugeot 205 T16
  • Peugeot 405 T16
  • Peugeot RCZ
  • Peugeot 308 GTi

Autos en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído