Más artículos

Por los graves incidentes en Casa Rosada, las autoridades debieron retirar el féretro de Maradona

Por los graves incidentes en Casa Rosada, las autoridades debieron retirar el féretro de Maradona
Luego de la cantidad de gente que se presentó, el velorio de Maradona se había extendido hasta las 19 horas, pero debió suspenderse por disturbios
Por iProfesional
26.11.2020 17.07hs Actualidad

La Casa Rosada fue el lugar elegido para el velatorio de Diego Armando Maradona, quien falleció el pasado miércoles 25 de noviembre. Se esperaban cientos, miles de personas que quisieran despedir al astro del fútbol, a quien supo sacarles una sonrisa con su gambeta y su mano de Dios. 

Sin embargo, pasadas las 15 horas comenzaron los incidentes. Las personas empezaron a salir de las filas que estaban armadas, dejaron de respetar las vallas puestas por las fuerzas de seguridad, e ingresaron por la fuerza a la Casa de Gobierno. A partir de ese momento, comenzaron los disturbios y la represión por parte de la Policía de la Ciudad, que fue aumentando poco a poco y que acabó con varios heridos por balas de goma. 

Luego de esa situación, que todavía persiste, las autoridades se vieron obligadas a retirar el féretro con el cuerpo de Maradona, que estaba en la capilla ardiente y que ya estaba rodeado y casi tapado por camisetas, flores, cartas y fotos de los fanáticos que fueron a despedirlo. El cajón fue trasladado al Salón de los Pueblos Originarios, donde se lo dejó bajo custodia de efectivos militares. 

Hubo incidentes dentro y fuera de la Casa Rosada
Hubo incidentes dentro y fuera de la Casa Rosada

Actualmente, el presidente Alberto Fernández, junto a otras autoridades del Gabinete, definen la situación y los pasos a seguir. De acuerdo a los trascendidos, el velatorio no se reanudaría por decisión conjunta de la familia y de las autoridades presentes en Casa de Gobierno. 

Luego de varias horas de haber suspendido el funeral y de haber debatido cuál sería el mejor camino para ir hacia el cementerio de Bella Vista, las autoridades decidieron que el cortejo saldría por la avenida Paseo Colón. Allí, apenas a unas cuadras de la Casa Rosada, subiría a la autopista 25 de mayo y seguiría el camino hasta su destino final. 

El cortejo estaba encabezado por un auto que llevaba una corona muy grande; lo seguía el auto que transportaba el cuerpo de Diego Maradona; y los rodeaba una gran cantidad de motos de la policía que custodiaban el camino. 

Así comenzaron los incidentes

Pasadas las 15 horas y muy cerca del horario en que se había dicho finalizaría el velatorio público -originalmente era a las 16 horas-, se comunicó que se extendería hasta las 19. Todavía quedaban muchas personas afuera de la Casa Rosada, todas ellas con un mismo objetivo: ver al Diez, dejarle un recuerdo y despedirlo antes de que se fuera a Bella Vista. 

Luego de algunos incidentes y de que la puerta de la Rosada hubiera vuelto a abrirse, un grupo de personas ingresó por la fuerza a la Casa de Gobierno habiendo pasado por encima de las fuerzas policiales. 

El Patrio de las Palmeras, copado por fanáticos de Maradona
El Patrio de las Palmeras, copado por fanáticos de Maradona

"Diego no se murió, Diego no se murió, vive en el pueblo...", era el cántico que se sentía desde adentro de la Casa de Gobierno. Se estima que cerca de 150 personas entraron en el conocido Patio de las Palmeras, donde hicieron un gran disturbio. Fue así que la Casa Militar, que custodia la Casa Rosada, armó una especie de vallado con la idea de evitar que la gente pasara a la capilla ardiente, donde se lleva adelante el velatorio de Maradona.

Pocos minutos después sucedió lo ya mencionado: las autoridades decidieron quitar el féretro de la capilla ardiente y trasladarlo a otro lugar de la Casa de Gobierno. Lo llevaron al Salón de los Pueblos Originarios, ubicado en el primer piso de la Casa de Gobierno, donde quedó custodiado por personal militar.

Los incidentes no quedaron solo en cánticos y grupos de personas que ingresaron a la fuerza. Un integrante de Casa Militar acabó con una herida en la frente y las fuerzas de seguridad tiraron gases lacrimógenos que se esparcieron por el interior del lugar. Afuera, la situación era todavía peor, los heridos fueron más y las corridas estuvieron a la orden del día. 

El descontrol duró varios minutos y luego las personas que habían ingresado a la fuerza comenzaron a salir por la explanada, que en principio estaba destinada para funcionarios, familiares y allegados. 

Pasadas las 17 horas llegó un camión hidrante, que se ubicó del lado de adentro de la Casa Rosada, muy cerca de la reja negra, que a esa altura ya estaba llena de fanáticos colgados, con sus camisetas de colores y el típico canto "el que no salta es un ingles". 

Actualidad en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído